PEACRAM defiende el lema "El silencio es calidad de vida" en el Día Internacional de la Conciencia sobre el Ruido

Excavadora en una construccion
EUROPA PRESS
Actualizado 24/04/2012 20:00:53 CET

ZARAGOZA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma Española de Asociaciones Contra el Ruido y las Actividades Molestas (PEACRAM) ha defendido el lema "El silencio es calidad de vida", con motivo del Día Internacional de la Conciencia sobre el Ruido (International Noise Awareness Day), que se conmemora este miércoles, 25 de abril, por décimo séptimo año consecutivo.

Este evento se celebra por primera vez el 30 de abril de 1996 bajo la coordinación de la League for the Hard of Hearing LHH de Nueva York, (Estados Unidos) y, desde entonces, se ha buscado ampliar su alcance a nivel mundial, tanto con la participación de organizaciones profesionales, como por las organizaciones ciudadanas.

Esta fecha está destinada a llamar la atención de la sociedad sobre el problema creciente del ruido, una forma de contaminación que, por no dejar residuos materiales ha recibido, históricamente, menos atención que otras, como la polución del aire y de las aguas o la causada por la basura.

El objetivo es que ese día se reflexione sobre las actividades ruidosas que se realizan y las que se permiten, que se tome conciencia de los daños que el ruido causa a la salud.

La meta de estas celebraciones anuales es "educar al público, en general, acerca de los efectos nocivos del ruido en la audición, la salud y la calidad de vida, para lo que, se implantan una variedad de actividades por los grupos participantes alrededor del mundo".

Los afectados por los ruidos en España "debemos unirnos a este acontecimiento mundial con el fin de concienciar a nuestra sociedad de los efectos nocivos del ruido en niños y adultos, y de la necesidad de controlarlo para que nuestra sociedad tenga una mejor calidad de vida", defienden desde PEACRAM.

Al respecto, han aportado el dato de que España es el segundo país más ruidoso del mundo, sobrepasando en muchos lugares los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El ruido es el mayor contaminante ambiental en nuestro país por número de denuncias ciudadanas, el más fácil de producir y el más insolidario socialmente", han señalado para agregar que "en los lugares afectados ocasiona daños físicos y psíquicos sobre la salud, provoca degradación medioambiental, la desintegración del tejido social, el deterioro de la convivencia ciudadana y de la calidad de vida".

ADICCIÓN

Además, han alertado de que el ruido provoca también comportamientos adictivos y han detallado que a niveles intensos desencadena fenómenos endocrinos, como la secreción de adrenalina, generando estados de excitación que el individuo busca repetir.

Otras personas expuestas reiteradamente a niveles de ruido aun no tan intensos, experimentan ansiedad y padecen dificultades para conciliar el sueño si repentinamente se encuentran en entornos silenciosos.

También el ruido comunitario suele ser fuente de agrios conflictos entre vecinos, muchas veces con intervención de la justicia, llegándose en casos extremos inclusive a hechos de violencia física, a veces fatales.

En los lugares afectados por la contaminación acústica se "infringen derechos constitucionales fundamentales, Tratados de la Unión Europea, artículos de la declaración Universal de Derechos Humanos, leyes y normativas locales, autonómicas y nacionales", han asegurado.

Tras esta exposición, en PEACRAM como representante de muchos de los ciudadanos afectados "tenemos el deber, asumiendo nuestra ciudadanía, de informar, difundir, concienciar y participar sobre las consecuencias del ruido y los planes de la Administración, sobre cuáles son nuestros derechos constitucionales, exigiendo que se cumplan y aportando ideas que fomenten un clima de convivencia social que nos sitúe entre los países donde el progreso socioeconómico no implica una mayor contaminación acústica".

En la actualidad y ante la "carencia de una política fuerte y decidida contra el ruido por parte de la Administración", han estimado que "sólo la concienciación colectiva sobre este problema, junto a la acción reivindicativa por parte de los afectados, tanto individual como colectivamente, puede detener el proceso de deterioro medioambiental y social de las zonas afectadas e invertir definitivamente esta tendencia de incremento del ruido para conseguir una calidad de vida propia de un Estado de Derecho".

Así, la finalidad última de PEACRAM, que agrupa a más de sesenta asociaciones de toda España, es trabajar unidas para hacer un frente común contra uno de los principales problemas medioambientales de España como es la contaminación acústica.

La Plataforma se ofrece como el vehículo de referencia estatal donde canalizar la defensa de los derechos individuales y colectivos, la labor de concienciación y las propuestas de futuro.

Así, han concluido al augurar que este Día Internacional de la Conciencia sobre el Ruido "será una oportunidad especial para la reflexión sobre este grave problema y, particularmente, sobre el juego dialéctico entre el ruido y el poder".