La planta de ciclo combinado de Electrabel en Castelnou (Teruel) inicia la operación comercial

Actualizado 14/07/2006 18:49:10 CET

CASTELNOU (TERUEL), 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La compañía Electrabel, perteneciente al grupo Suez y además una de las principales eléctricas europeas, ha iniciado hoy la operación comercial de la planta de ciclo combinado de gas natural que tiene en la localidad turolense de Castelnou.

El consejero delegado de Electrabel en España, Yves Jourdain, ofreció hoy una rueda de prensa en la que se mostró muy satisfecho con este nuevo paso, que se ha alcanzado en tiempo record desde la primera sincronización al sistema a través de Red Eléctrica Española, que se produjo el pasado 10 de abril.

El desarrollo de la planta de ciclo combinado de Castelnou supone para la compañía un hito importante, ya que representa la primera unidad de generación de energía eléctrica de Electrabel en España. La compañía tiene también previstos otros dos proyectos, uno en Torrelavega (Cantabria) y otro en Morata de Tajuña (Madrid). Una vez cuente con estas tres plantas, Electrabel tendrá una potencia total en España de más de 2.800 MW. La de Castelnou concentra 800 MW.

Además, el inicio de la operación comercial de la central de ciclo combinado de Castelnou confirma la presencia de la compañía como un operador más en este mercado, explicó Jourdain. De esta forma, Electrabel venderá la producción de energía de la planta turolense al Operador del Mercado Eléctrico (OMEL). Esta gestión se hará desde la central que la compañía tiene en Madrid y que a su vez está conectada con la sede central de Bruselas.

APOYO ARAGONÉS

El consejero delegado de Electrabel en España valoró que Aragón sea una comunidad autónoma que se ha distinguido por una clara apuesta por las energías menos contaminantes. La central de ciclo combinado de Castelnou es una planta "muy ecológica", además de ser una de las más modernas que la compañía ha instalado en Europa, concretó Jourdain.

Junto a este apoyo institucional, el consejero delegado de Electrabel explicó que la elección de Castelnou viene motivada porque Aragón exporta más de la mitad de su energía producida y tiene una potencia eléctrica en el régimen ordinario de 4.200 MW. La potencia nominal de la planta turolense representa un 19 por ciento del total de esa capacidad instalada en la comunidad autónoma.

La tercera ventaja que remarcó Jourdain es la excelente ubicación geográfica de Castelnou. Este término municipal tiene a 700 metros una subestación eléctrica, a 500 metros una conducción de gas natural y a poca distancia una toma de agua. En este último caso, puntualizó que se trata de una planta que consume muy poco agua. Un aspecto importante teniendo en cuenta la escasez de este recurso, indicó.

Desde el pasado 10 de abril, fecha en que se produjo la primera sincronización con REE, la planta de Castelnou ha producido 301,37 GWh. La compañía se ha fijado como reto que la planta genere 1.981 GWh en 2006. Uno de los proyectos que se acometerán en el mes de septiembre para incrementar el rendimiento futuro de la planta será la adecuación de las infraestructuras para mejorar la producción energía durante las horas de calor, que es cuando entra menos aire en las turbinas de gas.

La operación de la planta se encuentra ahora enteramente bajo el control del equipo de operación y mantenimiento de Electrabel compuesto por más de 30 empleados que han recibido un completo programa de formación específica.

Pese a que el 80 por ciento de los puestos de trabajo creados por Electrabel proceden de la Comarca del Bajo Martín, fue durante la época de construcción de la planta de Castelnou cuando realmente se beneficiaron los pueblos de la zona. Así lo pusieron de manifiesto el alcalde de la localidad, José Miguel Esteruelas, y la presidenta de la comarca, Juana María Barreras, quienes participaron en el encuentro mediático con el que daba comienzo la fase comercial.

En las obras de construcción y adecuación de la planta llegaron a trabajar 1.000 personas y muchos de ellas eran trabajadores de la zona, destacó el alcalde. Se contrató a soldadores, obreros, carpinteros y una larga lista de oficios que en gran parte provenía de los pueblos de alrededor. "Durante la construcción estuvieron todas las posibilidades de alojamiento completas y si no se pudo quedar más gente es porque no había infraestructuras suficientes", indicó Esteruelas.

La inversión total del proyecto ha alcanzado los 320 millones y la actividad de la compañía está revitalizando el tejido industrial y dinamizando el desarrollo económico del Bajo Martín. "Ha habido movimiento, ilusión y esperanza", destacó por su parte la presidenta de la comarca, Juana María Barreras.

Aunque puntualizó que en los pueblos de la zona apenas se registra paro, consideró que iniciativas como la de Electrabel pueden contribuir al asentamiento de otro tipo de empresas que creen empleo y garanticen no sólo que los jóvenes se quedan en la comarca, sino también que acudan personas de otros lugares.

En este sentido, el alcalde de Castelnou adelantó que el Ayuntamiento está estudiando alguna propuesta de empresas que quieren asentarse en el lugar, aunque no concretó nada porque "será a largo plazo".

PLAN DE FORMACIÓN

Electrabel considera clave el desarrollo y el buen desempeño profesional de sus empleados por lo que ha destinado una media de más de 25.000 euros por trabajador en un ambicioso programa de formación y entrenamiento con una duración superior a los 10 meses y en el que las cuestiones técnicas y en temas de seguridad laboral están siendo prioritarias. Diversos operarios han viajado a plantas similares en Bélgica o Japón para recibir la formación más adecuada a sus puestos, informó el consejero delegado de la compañía en España.

Electrabel es una de las primeras compañías energéticas de Europa y líder en el Benelux. Aprovecha las oportunidades que brinda la liberalización de los mercados de electricidad y gas natural para lograr un crecimiento sostenible en Europa manteniendo estrictos criterios de rentabilidad.

La compañía desarrolla su gama de productos y servicios de energía aprovechando las sinergias entre la electricidad y el gas natural. Según fuentes de la empresa, Electrabel ofrece una solución a medida para cada cliente, caracterizada por la calidad y el servicio cercano, actuando con filiales de marketing y a través de alianzas con operadores locales. La compañía gestiona una diversificada gama de instalaciones de generación con una capacidad superior a los 29.000 MW, y participa activamente en la compra-venta en todos los mercados de energía.

En Bélgica, gestiona las redes de electricidad y gas natural en nombre de los operadores del sistema de distribución. Electrabel forma parte de Suez, un grupo industrial y de servicios internacional que realiza su actividad en el sector de la energía y del medioambiente.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies