Las sanciones por infringir la ordenanza cívica en Huesca aumentarán entre 10 y 1.700 euros a partir de noviembre

Actualizado 22/10/2010 17:44:35 CET

HUESCA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Gobierno (PSOE-PAR) del Ayuntamiento de Huesca ha revisado las sanciones por infringir las normativas que recoge la ordenanza municipal de convivencia y ha propuesto que a partir de noviembre, los ciudadanos infractores paguen entre 10 y 1.700 euros más que en la actualidad por no actuar conforme a la normativa en cuestiones referentes a la limpieza, animales, ruidos o terrazas.

Con ello, el gobierno local pretende adaptar las sanciones a la nueva normativa aragonesa y equiparar sus sanciones con respecto a otras normativas.

Por ejemplo, las multas por realizar pintadas en la calle o pegar publicidad en edificios históricos serán sancionadas con cuantías de hasta 1.250 euros; sacudir una alfombra desde la ventana, conllevará el pago de 100 euros y en lo que se refiere al control de animales, las multas por llevar al perro sin correa o por su abandono, tendrán una penalización máxima de 1.250 euros y no recoger los excrementos se multará con 250 euros. Por otra parte, en cuanto al exceso de ruidos, los locales que superen los 12 decibelios tendrán que pagar hasta 2.500 euros.

OPOSICIÓN

El equipo de gobierno ha dado a conocer a los grupos de la oposición el documento que recoge la subida de las multas de la ordenanza de convivencia, para que hagan sus propuestas y sugerencias al respecto.

El Partido Popular (PP) ha manifestado su conformidad con las sanciones establecidas, aunque considera que la actualización de la ordenanza de convivencia llega tres años tarde, según ha apuntado la concejal de esta formación política, María José Ferrando.

Las sanciones de las ordenanzas de convivencia "no tenían orden ni concierto en Huesca", por lo que según ha dicho el concejal de Chunta Aragonesista (CHA), Luis Gállego, "era necesario establecer sanciones iguales para todos los infractores y adaptadas a la nueva normativa del Gobierno de Aragón". Gállego ha recordado que "no se pretende recaudar si no fomentar comportamientos cívicos" y ha trasladado que su grupo va a proponer que se bonifique a aquellas personas multadas que paguen pronto.

Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida, Pilar Novales, ha incidido en la importancia de concienciar a los más jóvenes en conductas cívicas. "La concienciación es la línea fundamental, porque el régimen sancionador debe ir acompañado de una tarea de mentalización y educativa, sobre todo, entre los más jóvenes", ha dicho.