SEIASA construirá dos balsas de regadío en Sangarrén (Huesca) que beneficiarán a 400 agricultores

Gustavo Alcalde, Esperanza Orellana, Francisco Norte y Felipe Gómez
EUROPA PRESS
Publicado 10/05/2017 13:57:16CET

ZARAGOZA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) va a destinar 9,4 millones de euros en la construcción, en dos años, de dos balsas en el término municipal de Sangarrén (Huesca), a ambos lados del río Flumen, dentro del proyecto de modernización de la comunidad de regantes de Molinar del Flumen que beneficiará a más de 400 agricultores.

La directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal, Esperanza Orellana, ha asistido en Zaragoza a la firma del convenio entre el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de SEIASA, cuyo presidente, Francisco Norte, lo ha suscrito, junto con el presidente de la Comunidad de Molinar del Flumen, Felipe Gómez.

En el acto también han estado presentes el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, institución donde ha tenido lugar la rúbrica, la subdelegada del Gobierno en Huesca, María Teresa Lacruz, el director general de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, Jesús Nogués, y el presidente de la Federación de Regantes de la Cuenca del Ebro y de la Comunidad de Riegos del Alto Aragón, César Trillo.

Estas dos balsas tendrán una capacidad de almacenamiento superior a los 700.000 metros cúbicos y su construcción se enmarca en un proyecto de modernización valorado en total en 36 millones de euros que afectará a 4.874 hectáreas.

Así, en la actualidad, SEIASA está ejecutando las obras de las redes de distribución, estaciones de bombeo y telecontrol, y también está prevista la construcción de una tercera balsa en altura, que permitirá el riego por presión natural, aprovechando la fuerza de la gravedad, y que generará ahorro energético. Esta última tendrá un coste de seis millones de euros.

La comunidad de Molinar del Flumen --integrada en Riegos del Alto Aragón-- se asienta en terrenos de los términos municipales de Torres de Barbués, Barbués y Sangarrén, en la provincia de Huesca, y la financiación de este proyecto de modernización es adelantada por SEIASA y los agricultores deben devolverla en 50 años. No obstante, el Gobierno de Aragón subvenciona un 15 por ciento del coste total.

SUSTITUIR EL RIEGO TRADICIONAL

La directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal, Esperanza Orellana, ha explicado que el proyecto tiene como objetivo "sustituir el riego tradicional mediante acequias a turnos por un riesgo a demanda y basado en telecontrol".

Esto permitirá "mayor eficiencia y ahorro de agua, mayor producción y facilidad para diversificar cultivos", además de mejorar la "eficiencia" en la aplicación de fertilizantes y productos fitosanitario para los tratamientos en las plantas "y, por tanto, un beneficio medioambiental", ha detallado.

La directora general ha agradecido a los regantes "su esfuerzo, motivación, interés y compromiso con el regadío eficiente, que permite esta actuación concreta", para opinar que la modernización es una "apuesta imprescindible".

En este sentido, ha esgrimido que "garantiza la competitividad de la producción" ya que "con menos agua, energía y uso de fitosanitarios y fertilizantes podemos producir más" y mejorar la rentabilidad de las explotaciones, dirigida al consumo nacional y a la exportación.

Igualmente, la modernización contribuye a la "sostenibilidad" del regadío ya que "estamos en un entorno cada vez más complicado" y el cambio climático va a producir "alteraciones importantes en los regímenes de precipitaciones".

MAYOR MODERNIZACIÓN

Orellana ha subrayado la "apuesta" del Gobierno central "por la agricultura de regadío, competitiva, moderna, cada vez más sostenible gracias a las obras y acciones de modernización" y ha señalado que en los últimos diez años en España la superficie de regadío ha aumentado el siete por ciento, con una reducción del consumo de agua del 14 por ciento.

Según ha detallado, desde 2002, se han modernizado en España 1,5 millones de hectáreas, casi el 39 por ciento del regadío total, con una inversión pública de más de 2.900 millones de euros y un ahorro de agua estimado de más de 3.000 hectómetros cúbicos al año.

Asimismo, ha precisado que España es el país de la Unión Europea "con más superficie de regadío", con más de 3,6 millones de hectáreas, lo que representa un 15 por ciento de la superficie agraria útil, que genera el 67 por ciento de la producción vegetal del país, "con cada vez más presencia en los mercados nacionales e internacionales, con la consiguiente generación de riqueza".

305 MILLONES EN ARAGÓN

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha resaltado el que SEIASA ha invertido desde su creación en el año 2000 más de 265 millones de euros en modernización de regadíos en la Comunidad, cifra que eleva a los 305 millones si se suman las aportaciones directas del ministerio.

Según ha enfatizado, la modernización hace posible "un uso más eficiente del agua, mejora la calidad de vida de los agricultores" y hace explotaciones "más competitivas" y una producción "de mayor calidad".

Alcalde ha manifestado que el proyecto de la comunidad de Molinar del Flumen va a contribuir a que "puedan acceder al agua mayor número de usuarios expectantes" y "significa desarrollo en el medio rural", un territorio que en la Comunidad "necesita de inversiones para asentar población, generar futuro, riqueza y prosperidad a nuestros habitantes".

El delegado ha detallado que en esta comunidad de riego se produce alfalfa, maíz y cereales de invierno, si bien con esta actuación va a ser posible "innovar y destinar estas tierras a otros cultivos más eficientes". Asimismo, ha remarcado que una hectárea de riego modernizado "produce entre seis y ocho veces más que una de secano".

AHORRO ENERGÉTICO

El presidente de la comunidad de regantes, Enrique Gómez, ha asegurado que "es un día de mucha alegría" tras un acuerdo "que no ha sido fácil" y que ha permitido incluir una tercera balsa que hará posible que "el ahorro energético pague la amortización del propio riego", una aportación económica y técnica al proyecto "de gran valor", actuación que ha estimado que estará concluida en su totalidad en 2020.

Gómez ha subrayado que beneficiar a 450 regantes supone hacerlo a "450 familias que están en un territorio en el que no es fácil vivir" y contribuir a "crear empleo" y "a mantener estos pueblos vivos" porque el agua supone "atraer riqueza y población" y para el medio rural "es uno de los principales medios de desarrollo".

El presidente de esta comunidad de regantes ha incidido en que "el agricultor de regadío es un empresario que apuesta con su patrimonio por un futuro en el campo" y con cuya producción, en gran parte para la exportación "bien en forma de carne o de alfalfa o de otros productos", que contribuye a generar "riqueza" en Aragón y España.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies