La subdelegada del Gobierno en Huesca cree que las nuevas autovías pueden frenar la despoblación en la provincia

Publicado 10/07/2018 14:29:23CET

HUESCA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Isabel Blasco, ha considerado que la finalización de las obras de las autovías supondrá un antes y un después en la provincia de Huesca, ya que puede convertirse en un importante freno a la despoblación.

Blasco ha mencionado algunas de las necesidades de la provincia altoaragonesa por las que, a partir de ahora, va a trabajar, destacando las comunicaciones. En pleno desarrollo y ejecución, la A-21, A-22 y A-23 ha dicho que marcarán un antes y un después, ya que dotarán a la provincia de una gran accesibilidad.

"Las autovías supondrán un antes y un después en nuestra provincia, porque permitirán que territorios separados de algunos recursos tengan una mayor accesibilidad a los mismos y eso es muy importante de cara a la despoblación", ha recalcado.

La seguridad es otro de los aspectos que ha destacado la subdelegada, al estimar que el refuerzo policial o la mayor presencia de agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no puede suplir al civismo. En este punto, ha pedido a la ciudadanía respeto y educación en la convivencia.

Además, ha confirmado que la Subdelegación del Gobierno seguirá trabajando de la mano del Colegio Oficial de Médicos para garantizar a este sector la máxima seguridad en el desarrollo de su trabajo.

"El tema de la violencia en el entorno laboral tiene que ser una de las prioridades de cualquier administración y si es administración pública mucho más y este trabajo se ha empezado a realizar en la Subdelegación del Gobierno en Huesca gracias al apoyo de la anterior subdelegada, María Teresa Larcuz, y vamos a seguir en esa misma línea, para garantizar seguridad y protección", ha manifestado.

Por otra parte, Blasco se ha referido a la reapertura del cuartel Sancho Ramírez que, según ha dicho, "llenará de ilusión a la ciudad" y que vendrá acompañada de un impulso a la economía y al trabajo. "Aquí va a jugar un papel fundamental el tema emocional y la reapertura dará en Huesca la sensación de vida y alegría, ya que la relación de Huesca con el Ejército siempre ha sido modélica", ha concluido.