'Turia' analiza la figura de Francisco Azorín como símbolo del turolense errante

Francisco Azorín
DIPUTACIÓN DE TERUEL
Publicado 19/06/2017 12:47:35CET

TERUEL, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo número de la revista cultural 'Turia', que se distribuye este mes de junio, publica un artículo del historiador Serafín Aldecoa sobre la vida y obra de Francisco Azorín (Monforte de Moyuela, Teruel, 1875 - Ciudad de México, 1975), como símbolo del turolense errante.

En él, se traza "la rica trayectoria de quien ejerció una valiosa labor política como promotor del socialismo y el sindicalismo en España y fue un reputado arquitecto", han informado desde la revista 'Turia' en una nota de prensa. Además, Azorín fue miembro de la masonería y desarrolló una intensa labor profesional y docente en sus años de exilio en México.

Serafín Aldecoa reconoce en el artículo 'Francisco Azorín, el turolense errante', que siente "admiración hacia la sobresaliente personalidad" de este hijo de Monforte de Moyuela que hubo de exiliarse con su familia a México al finalizar la Guerra civil y que ya no volvería a pisar la tierra que le vio nacer.

En un trabajo de síntesis divulgativa, Aldecoa da noticia al lector de la labor política, intelectual y profesional de Azorín, que perteneció al Comité Nacional del PSOE durante varios décadas, amigo personal de Pablo Iglesias --fundador del PSOE y de UGT--, y que estuvo vinculado a los primeros socialistas turolenses promoviendo sociedades obreras en Teruel, aparte de otras actividades políticas siempre vinculadas al socialismo hasta el final de su vida.

Además, fue uno de esos más de 50 diputados masones que ocuparon los escaños en el primer Parlamento de la II República, algo que se dejó notar en la Constitución de diciembre de 1931.

Serafín Aldecoa subraya también su faceta profesional como arquitecto que sigue las corrientes del momento, "con una obra popular pero, sobre todo, volcado en su compromiso social con las clases más desfavorecidas tanto en Córdoba, donde fijó su residencia como posteriormente en México, aunque algunos de sus proyectos de diferente estilo se pueden contemplar todavía hoy en otras ciudades como Teruel y Madrid".

Azorín estuvo involucrado, asimismo, en la difusión del esperanto, lengua que tomó auge en España y en Europa en los años treinta del siglo XX, que pretendió ser universal y no lo consiguió, respecto a la que publicó varios libros, organizó congresos e impartió numerosas conferencias.

FERNANDO FERRERÓ, UNA POESÍA DE LA MIRADA

Por otra parte, este número de 'Turia' incluye un artículo sobre la obra poética de Fernando Ferreró (Zaragoza, 1927), titulado 'Fernando Ferreró: tendiendo el espíritu sobre la realidad contigua', de Julio del Pino Perales.

En él, se estudia la obra lírica de un escritor cuya trayectoria "es del todo personal y original dentro de la última literatura española". Inicialmente, estuvo asociado al grupo poético del café Niké liderado por Miguel Labordeta. Sin embargo, Ferreró "es un hijo de su tiempo, pero lo es a su manera".

Así, entre sus singularidades se destaca que "nunca ha tratado de promocionar su obra, ni airear su talento o sus ideas", lo que "le ha acarreado que la difusión y reconocimiento de su trabajo creativo no haya alcanzado las cotas que merecería".

Según Julio del Pino, Ferreró alcanzó la cumbre estilística y temática de labor poética en sus tres últimos libros 'Variaciones sobre un contexto inestable' (2011), 'Memoria' (2013) y 'Cadencia' (2015).

Concluye esta aproximación a la obra de Ferreró, indicando que aunque pueda resultar complicada las primeras veces, "cuando uno se introduce de lleno en ella descubre un valioso material que no sólo resulta necesario y enriquecedor, sino que además cautivará a un lector que siempre terminará volviéndose a él".


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies