UAGA cree que la Guardia Civil podría "haber hecho más" para intentar evitar los tres asesinatos de Teruel

Penella (UAGA) y el abogado Pablo Martínez
EUROPA PRESS
Publicado 29/12/2017 14:14:04CET

ZARAGOZA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UAGA, José María Penella, ha considerado que la Guardia Civil podría "haber hecho más" para haber intentado evitar los asesinatos de dos agentes y un agricultor el pasado 14 de diciembre en Albalate del Arzobispo y Andorra (Teruel) a manos del exmilitar de origen serbio Norbert Feher, quien además está acusado de matar a varias personas en Italia.

El asesino confeso sobre el que pesaba un orden de busca y captura de Interpol acabó con la vida de los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, el primero natural de Calanda, de 30 años, y el segundo, natural de Cádiz y de 38 años, pertenecientes ambos a la Comandancia de Alcañiz; y el civil José Luis Iranzo, natural de Andorra y de 39 años, quien era nieto del afamado cantador de jota José Iranzo, conocido como el Pastor de Andorra, fallecido a los 101 años en noviembre de 2016.

Penella y el asesor jurídico de UAGA, Pablo Martínez, se han reunido esta viernes con el delegado del Gobierno de España en Aragón, Gustavo Alcalde; y el general de la VIII zona de la Guardia Civil, Carlos Crespo. La cita se ha producido en la sede de la Delegación del Gobierno en Aragón en respuesta a la petición del sindicato agrario de disponer de información sobre la actuación de la Benemérita en los días previos a este hecho luctuoso.

Tras cerca de una hora de reunión, Penella ha reconocido sentir "rabia" y ha asegurado que "hay ciertas lagunas en las que me reafirmo. No es que se haya perdido la confianza en la Guardia Civil porque se seguirá colaborando y no hay nada en contra de los agentes", pero ha observado que "quizá en los protocolos de actuación se tiene que detectar el tipo de amenaza como el que tuvimos".

"Esto no suele pasar, es novedoso para todos, también para los agentes", ha dicho, al precisar que los asesinatos se produjeron con un arma corta y no con un arma de caza. "Esto es otra cosa, pero las personas expertas en estas cosas, teniendo la información que tengo, creo que se podría haber hecho más", ha zanjado.

En declaraciones a los medios de comunicación, Penella ha dicho que no duda de que la Guardia Civil adoptara lo protocolos estipulados, pero "igual no se actuó de forma correcta". "Es lo que saco de conclusión y sobre todo entre los días 13 y 14 de diciembre", ya que es el jueves por la mañana cuando Iranzo denuncia en el cuartel unos pequeños robos en su masico.

"NO SABEN QUÉ BUSCABAN"

"Además se reconoce que Iranzo colabora con la Guardia Civil y era de fiar y si hay confianza con él que además es mutua y hay sospechas creo que se podría haber hecho de otra manera porque se le dejó ir al masico solo, por la noche, a por su padre, por lo que entonces se le desprotege".

Penella ha relatado que en la reunión les han indicado que "desde el día 5 no saben si sigue ahí --Feher-- o se ha podido ir y creo que hay cierta relajación porque dicen que podría estar o no, por tanto no saben a quien buscaban".

"Igual no se han tomado los medios que se deberían haber tomado", ha exclamado, al detallar que José Luis Iranzo y su padre presentan la denuncia entre el 13 y el 14 por la mañana, pero "no se ponen en marcha los grupos de reserva hasta que hay tres muertos, lo que indica que ha habido poca intuición de lo que podría suceder" cuando ya se habían producido disparos a dos vecinos el día 5 de diciembre, ha apostillado.

"El dispositivo se pone cuando hay conocimiento de que buscan un coche y que presumiblemente puede ser la persona que había matado a los dos agentes y el vecino de Andorra".

"Hablamos a toro pasado, pero los responsables de la seguridad creemos que tenían que haber extremado las precauciones", ha abundado Penella.

ABOGADO

En declaraciones a los medios de comunicación, el abogado Pablo Martínez, ha contado que en la reunión han trasladado las dudas e interrogantes del medio rural sobre las actuaciones de la Guardia Civil entre el 5 y el 14 de diciembre. "Nos han dado información más o menos detallada de las decisiones que ha ido tomando la Guardia Civil y remitiéndose a las diligencias que están bajo secreto sumarial".

Pablo Martínez ha contado que les ha informado de las diversas líneas de investigación, de los testimonios de testigos que, en algunos aspectos, son contradictorios y que también se habilitaron unidades de apoyo de la Guardia Civil vestidos de paisanos y de la policía Judicial.

"Nos han dicho que en la batida que hicieron el 8 de diciembre no sabían lo que estaban buscando hasta el día 14 porque los datos que tienen hasta entonces son contradictorios", ha expuesto.

En la reunión, UAGA ha incidido en conocer las acciones que se desarrollan desde el 14 por la mañana cuando Iranzo presenta la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil porque alguien ha entrado en su masico y se ha llevado varias garrafas de agua refrescos y unas pertenencias.

"El dispositivo que dicen que estaba en prealerta para el día 15 con el grupo de reserva de Casetas para hacer una batida más profunda, creemos que quizá se debería haber realizado antes tras tener la información el 14 por la mañana de conductas que se habían repetido", puesto que se habían producido otros robos anteriores a la denuncia de Iranzo.

"EXPLICACIONES RAZONABLES"

"Entendemos a la Guardia Civil que dice que hay varias hipótesis y que activan su protocolo con los medios adecuados, pero con este resultado se ve cual ha sido", ha observado Pablo Martínez para dejar claro que "no debe perderse la confianza en la Guardia Civil" y ha instado a que los habitantes del medio rural mantengan la confianza en este cuerpo armado.

Pablo Martínez ha mostrado su agradecimiento por la información y atención recibidas en la reunión en la Delegación del Gobierno en Aragón. "Las explicaciones son razonables, que se debería haber hecho mas, pues seguramente que con los medios se ha hecho lo adecuado. Eso es lo que nos dicen y debemos confiar, pero del 13 al 14 de diciembre se tenían que haber intensificado las batidas en la zona", ha reiterado.

El abogado ha considerado que se debería haber hecho un "esfuerzo mayor" para atajar la actuación de este delincuente puesto que el día 5 de diciembre ya se produjo un hecho de gravedad al realizarse unos disparos contra dos vecinos con un arma corta.

"La información que nos trasladan --del día 5-- es que solo cuentan con un informe de dos personas que han sido tiroteadas en Albalate del Arzobispo y que son incompletos e incluso contradictorios por lo que se adoptan las medidas conforme a la información que tienen".

A su parecer, si el grupo de reserva hubiera intervenido antes, igual el resultado podría ser otro. "Dijeron que no había elementos extraños que indicaran lo contrario y que se ha contado con medios externos, pero creemos que podrían haber sido mayores", ha concluido el abogado para remachar que la Guardia Civil "no sabía que era una persona tan extremadamente peligrosa" en referencia al asesino confeso interno en la cárcel de Zuera (Zaragoza).