UAGA espera "un cambio de rumbo" en la política agraria del Gobierno español tras la reunión de esta tarde en Madrid

Actualizado 29/12/2009 14:38:24 CET

ZARAGOZA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del sindicato Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), Javier Sánchez, explicó hoy que el sector agrario espera "un cambio de rumbo" en la política agraria estatal, tras la reunión que se producirá esta tarde en Madrid entre el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y los principales sindicatos y cooperativas agrícolas del país.

Sánchez realizó estas declaraciones en una rueda de prensa celebrada hoy en la sede de UAGA en Zaragoza, y añadió que esperan que Zapatero lidere ese cambio de rumbo y que la responsable de la cartera de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, "deje de decir que todo está solucionado, porque más de un millón de personas van a sentirse burladas y ofendidas".

El representante sindical explicó que durante la reunión de hoy se propondrá "un pacto de estado que implique a todo el sector y a todos los partidos políticos". Este pacto se basará en "una hoja de ruta que deberá dirigir Zapatero", la toma de decisiones y aplicación de "medidas coyunturales y estructurales" y "un plan de actuación urgente". Todo ello deberá darse a través "de una negociación con luz y taquígrafos" en la que "por justicia y compromiso podamos luchar por este sector".

"No vamos a esperar meses para que se tomen decisiones", advirtió Javier Sánchez, quien manifestó que "llevamos 20 años de reconversión y este último 2009 ha sido el peor de la historia democrática de España para ganaderos y agricultores". Según el responsable de UAGA, es necesario también "luchar contra las grandes cadenas de distribución".

El secretario general del UAGA aseguró que "somos conscientes de cómo está la sociedad", y agregó que "necesitamos una negociación si no quieren vernos cerrar la última explotación agraria". Javier Sánchez recordó que cuando la planta de General Motors de Figueruelas estuvo a punto de perder miles de puestos de trabajo, "hubo una negociación", y se preguntó "¿por qué no sucede lo mismo con el sector agrario?".

Por último, Sánchez advirtió que "si no apreciamos el cambio de rumbo", el sector agrario "organizará movilizaciones más generalizadas y más contundentes", y se pasará "a un escenario que no nos gustará".