UGT Aragón destaca que las condiciones del Servicio Aragonés de Salud "están empeorando cada día más"

Protesta contra recortes en sanidad
MPCORREAS EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2012 16:08:35 CET

ZARAGOZA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Sanidad de UGT en Aragón, José Miguel Salas, ha destacado que las condiciones del Servicio Aragonés de Salud (SAS) "están empeorando cada día más" para expresar su crítica a los recortes anunciado por el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

Salas ha participado en una concentración de protesta frente al Hospital Clínico Universitario 'Lozano Blesa' de Zaragoza, convocada por los sindicatos de CC.OO., UGT y CSIF.

Las concentraciones han sido convocadas este viernes en todos los hospitales públicos de España a las 11.00 horas en protesta a las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. En Zaragoza, la protesta se ha prolongado hasta las 11.30 horas y los manifestantes han cortado la Avenida San Juan Bosco, aunque no se han producido disturbios.

Así, ha señalado que "los ánimos está muy alterados porque esto ha sido un hachazo más a los empleados públicos, han quitado la paga extra con alevosía". Además, se ha mostrado desconfiado sobre el futuro que está por venir ya que, según ha apuntado, "estas medidas que hoy se aprobarán en el Consejo de Ministros todavía no se han desarrollado".

Por otro lado, Salas ha indicado que "todos los trabajadores van a estar descontentos, ya que los despidos van a ser masivos" y, ha calificado de "vergonzoso" que se quieran cerrar tantos centros. En concreto, ha criticado que "se vaya a quitar el punto de atención continuada de Sagasta, cuando, en un año se hacen en ese centro 30.000 visitas".

"Ese es el futuro de la actualidad aragonesa, y lo van a sufrir todos", ha vaticinado para resaltar que "el ciudadano de a pie no se entera de lo que hay detrás de estos recortes porque cuando va al médico no sabe si su tratamiento es el idóneo o debería ser mas exhaustivo".

"DESCONTENTO"

Igualmente, ha asegurado que "los ciudadanos se quejan a unos trabajadores que estamos descontentos y trabajando por encima de sus posibilidades para que ellos puedan ser bien atendidos". Sin embargo, "la realidad es que con los medios que hay no se puede hacer lo que se debería", ha concluido.

Además, Salas ha lamentado que "esto afecte a las clases mas bajas". En este sentido, ha hecho hincapié en la "indignación" de los trabajadores a causa de esta "ruptura de pactos" que, según ha explicado, "ha supuesto en las economías de los trabajadores una brutal paliza".

Así, ha señalado que "los que más han sufrido han sido celadores, administrativos y auxiliares de enfermería, entre otros, porque supone entre el 8 y el 9 por ciento de salario, mientras que para los que más cobran no supone tanto".

Por su parte, el secretario general de la FSS-CC.OO. Aragón, Juan Urdániz, ha criticado la "manera despectiva" en la que se han llevado a cabo estos recortes hacia los que van a sufrirlos. Por ejemplo, ha citado el comentado "que se jodan" que la diputada del PP, Andrea Fabra, presuntamente pronunció durante el anuncio de Rajoy de la reducción de la prestación por desempleo o los aplausos del Partido Popular.

"ESTÁN ECHANDO GASOLINA A LA CALLE"

"Están echando gasolina a la calle con estas medidas injustas", ha manifestado Urdániz, que ha comentado que "hasta ahora a parados y pensionistas se les recorta y a evasores fiscales y bancos se les da dinero". Este es, para el secretario general de la FSS-CC.OO., el resumen que justifica la indignación que hay en la calle que, a su juicio, "va a llegar a puntos muy conflictivos y desagradables para todos".

Igualmente, ha resaltado que "la política de criminalización de toda persona que protesta no va a funcionar" ya que, según ha apuntado, "fundamentalmente protestan porque están siendo agredidos y viendo que otros sectores que pueden aportar mucho más a la salida de la crisis no lo están haciendo".

Finalmente, ha puesto de manifiesto que "este Gobierno está haciendo que los recortes solo recaigan en una parte mientras que la otra se libra", mientras que "lo que se debería hacer es abrir espacios de diálogo con todos los sectores sociales". Por ello, ha previsto "un otoño muy caliente" y no ha descartado una huelga general en otoño o invierno.