UGT augura "un calvario de movilizaciones" si las empresas no reparten beneficios con los trabajadores

Daniel Alastuey y Pepe Álvarez (UGT), este martes en Zaragoza
EUROPA PRESS
Publicado 23/05/2017 13:56:53CET

ZARAGOZA, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha augurado este martes que podría producirse "un calvario de movilizaciones y de huelgas" si las empresas no reparten beneficios con sus trabajadores y si no se alcanzan acuerdos sobre los convenios colectivos, advirtiendo de que el sindicato no firmará "convenios a la baja allí donde se están generando beneficios al alza".

Así lo ha afirmado Álvarez en rueda de prensa en Zaragoza, acompañado por el secretario general de UGT Aragón, Daniel Alastuey, con motivo de su participación en una asamblea de delegados que ha celebrado el sindicato y tras su visita este lunes a la central térmica de Andorra (Teruel).

En este sentido, ha señalado que se puede producir un acuerdo sobre la negociación colectiva en el ámbito estatal o no, "depende de la CEOE", que ya conoce los términos que los sindicatos estiman "aceptables" y ha dicho tajante que "no entraremos en más políticas de regateo".

"Por parte de los sindicatos no habrá acuerdo si no está, la banda mínima, en el entorno de la previsión de inflación que ha hecho el Gobierno y en la banda alta" solicitan "recuperar poder adquisitivo y repartir beneficios que se están generando en las empresas".

De esta forma, en los próximos días "veremos si hay acuerdo y si no hay tampoco lo vamos a dramatizar, iremos convenio a convenio", pero ha advertido a las empresas de que tienen que ser conscientes de que "si no se reparten los beneficios que se generan van a tener un calvario de movilizaciones y de huelga".

Álvarez ha recordado que UGT ya está desarrollando una campaña reivindicativa bajo el lema 'A la ofensiva' y ha sentenciado que no se puede perder "ni un minuto más" para abordar los problemas de los ciudadanos.

Entre ellos, ha emplazado a renovar "a fondo" el Pacto de Toledo y ha explicado que los pensionistas y jubilados de UGT iniciarán una marcha el próximo día 10, que les llevará hasta el 29 de junio por diferentes ciudades hasta llegar a Madrid, para explicar que "un país en el que se genera riqueza como el nuestro niega a los pensionistas la posibilidad de que se les actualice su pensión", por lo que "perderán poder adquisitivo".

TRES COLUMNAS

Esta movilización en defensa de las pensiones constará de tres columnas que partirán de Zaragoza, Oviedo y Córdoba para recorrer distintos puntos del país, antes de llegar a Madrid el día 29 de junio.

Al respecto, Álvarez ha abogado por revisar el coeficiente que regula el nivel de la pensión y la edad de jubilación, sosteniendo que "tiene que desaparecer e iniciar un proceso de negociación que no tenga ese componente de agresividad que nos situará en el año 2050 en una rebaja de la pensión, con los mismos criterios que tenemos hoy, del 40 por ciento", de modo que "si vivimos más cobraremos menos pensión".

También ha propuesto revisar los temas relacionados con la contratación y la Seguridad Social, al manifestar que las bonificaciones por contratación deberían quedar "fuera de la Seguridad Social y pagarse con cargo a los Presupuestos Generales del Estado".

Ha reclamado que se recupere el contrato relevo, "fundamental para la renovación de los trabajadores en las empresas", que los costes de gestión de la Seguridad Social corran a cargo de los PGE y ha deseado que se estudie la posibilidad de establecer "un impuesto finalista que vaya al sistema de pensiones", al tiempo que se analiza cómo repercutirán las nuevas tecnologías "en las pensiones de los jóvenes de hoy en el futuro".

REFORMA LABORAL

Sobre la reforma laboral, Álvarez ha observado que el Gobierno "tiene que ser consciente de que hay que derogarla" ya que "solo sirve para que cada día haya más precariedad, para que los salarios sean más bajos y los jóvenes accedan en peores condiciones al mercado de trabajo y no vamos a renunciar a su derogación".

En su opinión, "hay dos caminos o la patronal y el Gobierno se sientan en una mesa a negociar y la derogamos por un acuerdo o trabajaremos para que el Parlamento la derogue sí o sí", ha dicho tajante, al comentar que con esta legislación no es posible negociar la recuperación de derechos de los trabajadores y ha agregado que "la anterior no me gustaba mucho" tampoco.

"Derogar la reforma laboral nos situaría en buenas condiciones para negociar los cambios", ha sostenido y ha incidido en que la anterior "no era muy buena, la queríamos cambiar", pero con la actual "es muy difícil poder llegar a un punto que nos permita recuperar derechos".

Por ello, "planteamos a la CEOE hablar sin tener en cuenta la reforma, pero si alguien cree que por no hablar o negociar nos vamos a olvidar del atraco a los derechos de los trabajadores que representa la actual legislación laboral se ha equivocado, no lo vamos a olvidar" sino que seguirán combatiendo para derogarla.

Esta normativa "es insoportable" para quienes trabajan cuatro horas y se encuentran "subempleados", para quien está cobrando 450 o 600 euros al mes con unos salarios "que no les permiten vivir" o quien no tiene un techo donde dormir "y van al día siguiente trabajar, que son los nuevos pobres", todo eso "es consecuencia de la reforma laboral".

Respecto a los convenios colectivos en Aragón, Daniel Alastuey ha señalado que el del sector de la hostelería se encuentra "enquistado" y el resto se negocian con "lentitud", estimando que es necesario "un impulso" a nivel nacional que haga que las empresas "quiten el freno de mano" y accedan a negociar y a asumir la subida de los salarios.

EN DEFENSA DEL CARBÓN

Por otra parte, Pepe Álvarez ha recordado que este lunes ha visitado la central térmica de Andorra tras el anuncio realizado por Enel de que cerrará las instalaciones en 2020. Tras apuntar que también recorrió las cuencas mineras de León y avanzar que acudirá a otras empresas aragonesas para conocer su situación, el secretario general de UGT ha defendido el futuro del carbón y la necesidad de acordar una estrategia nacional de la energía.

"España sin carbón no sería nada", ha estimado, al opinar que deben mantenerse las instalaciones que ya están en funcionamiento y trabajar para que el carbón esté en el mix energético nacional junto a energías renovables como la solar, la eólica o la hidráulica y también la nuclear.

Álvarez ha indicado que es "lamentable que el país del sol sea en el que menos energía solar se produce del entorno europeo" y ha emplazado también a incluir en este debate conceptos como la pobreza energética.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies