UGT tilda de "oportunidad" la compra de Opel por PSA y exige mantener el empleo

 

UGT tilda de "oportunidad" la compra de Opel por PSA y exige mantener el empleo

Representantes de FITCA UGT sobre la compra de Opel por PSA
EUROPA PRESS
Publicado 07/03/2017 15:00:00CET

ZARAGOZA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Industria, Construcción y Agro (FITCA) de UGT ha considerado que la intención de compra de Opel-Vaulxhaull a General Motors (GM) por parte del grupo francés PSA es una "oportunidad" y exigen el mantenimiento del empleo de las tres plantas que tendrá el nuevo grupo, en referencia a las de Vigo y Madrid de PSA y la de la marca alemana en Figueruelas (Zaragoza).

Este es el calificativo que ha aplicado el representante de UGT en la planta de Opel en Figueruelas, Pedro Bona, --quien además es miembro del consejo de vigilancia de Opel Vauxhall-- durante la rueda de prensa que ha ofrecido junto al secretario federal del sector de automoción de FITCA-UGT, Jordi Carmona; y el responsable de UGT en la planta de PSA en Madrid, José Manuel Gómez.

En la planta de Villaverde (Madrid) se produce el Citroën C4 Cactus, en la factoría de Vigo se fabrican los Berlingo y Partner además de los Citroën C4 Picasso, y en la de Opel en Figueruelas (Zaragoza) el Corsa, Corsa Van, Meriva y Mokka X.

Los tres responsables de UGT han expresado su opinión sobre esta operación de compra, que Bona ha precisado que "no es efectiva, sino que es una intención de venta; será un proceso largo y duro con la previsión de que pueda concluir a finales de año y queremos que lleguen a un acuerdo", ha precisado.

Pedro Bona ha relatado que "GM decide desprenderse de su división europea y nos alegramos, estamos realmente satisfechos de que se pueda llevar a cabo la operación y sindicalmente lo vamos a favorecer". Ha expuesto que la ventaja de la planta de Figueruelas radica en que "tenemos nuestra carta de presentación sobre los parámetros de calidad para conseguir la confianza del que ojalá sea nuestro nuevo dueño".

"SATISFECHO"

Tras señalar que Figueruelas "tiene asegurado el medio plazo" con la fabricación de dos nuevos modelos (el Crossland X y el sucesor del Citröen C3 Picasso de PSA) ha reconocido que los proyectos de futuro "no serán igual con la plataforma conjunta", que supondrán las tres plantas de PSA en Vigo, Madrid y Zaragoza.

Tras señalar que "conllevará una reducción de coste", ha confiado en que las tres fábricas "tengan cabida", si bien ha reconocido que puede haber más "miedo en Figueruelas" porque "hay pérdidas y está aprovechada al 80 por ciento".

Al respecto, ha recordado que GM "preveía poner a la planta de Zaragoza en una situación de superaprovechamiento" y espera que el presidente de PSA, Carlos Tavares, "siga esa línea", al incidir en que se trata de una planta "muy competente".

Bona ha añadido que "he quedado realmente satisfecho" de la última videoconferencia realizada este lunes con Tavares, al detectar que "habló con contundencia y tiene claros los objetivos".

En este sentido, ha contado que "la palabra que más ha pronunciado Tavares ha sido eficiencia" por lo que ha reiterado su "confianza en lo personal y en lo sindical de que las plantas de España, tras cumplir los parámetros de calidad, continuaremos llenas".

También ha defendido que se mantenga la marca Opel-Vauxhaull con esta futura compra y tras indicar que no hay un calendario previo de reuniones con la dirección de la empresa, Bona ha detallado que primero los sindicatos trabajarán por separado y luego de forma conjunta.

MANTENER EMPLEO

El secretario federal del sector de automoción de FITCA-UGT, Jordi Carmona, ha abundado en que las tres plantas son "muy competitivas y de las más productivas", pero ha precisado que esta alta competitividad "no es gratuita, sino que viene de acuerdos en el sector que han puesto a las fábricas en una situación no de debilidad, sino muy positiva en la compra".

Jordi Carmona ha atribuido esta competitividad al "alto nivel de flexibilidad para dar respuesta a las demandas del mercado, a la calidad y al nivel de profesionalidad. Todo ello hace que el valor añadido de las plantas sea muy superior porque las tres tienen unos parámetros muy elevados en comparación con otras factorías a nivel mundial".

Carmona ha trasladado varias exigencias ante esta operación de compra que pasan por "una participación directa de los sindicatos, para que sean agentes activos y no espectadores externos a este proceso dado el importante volumen de trabajadores", que entre las tres sumarían unos 15.000 puestos de trabajo y un volumen de producción de 600.000 vehículos que sería un tercio de la producción total del nuevo grupo.

Otra petición que ha trasladado Carmona es el cumplimiento del compromiso de Tavares de mantener las tres plantas porque son competitivas y "se puede hacer un buen trabajo".

Asimismo, ha reclamado que se mantengan los compromisos de inversiones tanto de PSA, como de Opel, así como del empleo para que la operación de compra "no tenga afección en detrimento de los puestos de trabajo". También ha defendido que se mantengan los acuerdos de producción de los nuevos modelos en las tres factorías.

Carmona se ha referido a las empresas auxiliares que abastecen a estas tres plantas "porque suponen un volumen más importante y exigimos que se mantenga el empleo en todos estos centros de trabajo".

"IMPLICACIÓN"

Una línea de acción que van a acometer es la coordinación de FITCA-UGT con otros sindicatos, el Gobierno central y las Administraciones donde se ubican las plantas porque "sino será una mesa coja y queremos que sea lo más estable posible para que la compra sea lo más positiva", ha manifestado Carmona, al advertir de que "según como sea la compra puede ser una oportunidad para nuestras plantas y ahí vamos a trabajar".

El representante de UGT en la fábrica de PSA Madrid, José Manuel Gómez, ha dicho que tanto las dos fábricas del grupo francés en España, como la de Opel en Figueruelas "son de las cinco mas competitivas" y ha reclamado la "implicación" de los Gobiernos autonómicos, al criticar que el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid "no parece tener inquietud por la industria y creo que la presidenta no sabe dónde está la planta. Tienen que conocer la realidad de la factoría y no vale una llamada de teléfono", ha reivindicado.

Gómez ha confiado en que si se unifican los costes las plantas pueden ser más productivas y ha opinado que "ese es el camino que hay que afianzar en las tres fábricas", ya que la incorporación de Figueruelas "es muy importante y hay que ahondar en que las tres se beneficien de las sinergias para ser más competitivos".


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies