Vecinos del barrio de San Julián de Teruel reclaman que la policía vigile el botellón

Barrio de San Julián de Teruel
EUROPA PRESS
Publicado 28/04/2017 18:30:50CET

TERUEL, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la asociación de vecinos del barrio de San Julián de Teruel, Pepe Polo, ha reclamado a la Subdelegación del Gobierno en la provincia y al Ayuntamiento de la ciudad vigilancia policial a pie para controlar los daños que genera el botellón que tiene lugar los jueves por la noche en la Ronda, así como determinadas fiestas, como finales de curso y puestas de largo.

Polo ha comparecido ante los medios de comunicación acompañado de dos vecinas afectadas y ha reclamado cámaras de videovigilancia. Según ha explicado, calles como la Cuesta de la Jardinera, la calle del Rosario o de la Mena se encuentran al pie de una ladera y se hallan más bajas que las zonas de botellón, en la Ronda.

Al respecto, ha expuesto que cuando este se produce, se concentran "hasta 300 jóvenes que beben antes de irse a los bares" y que regresan "cuando estos cierran", donde consumen "más alcohol" y otras sustancias. En ese estado "tiran todo tipo de basura, vasos, botellas de cristal y trozos de pavimento hacia abajo y caen sobre tejados, balcones y ventanas".

Ha añadido que "algunos de estos elementos entran en las casa y ya ha habido heridos, como un hombre que se encontraba en la cama". En este sentido, vecinas como Violeta Vicente y Ana Isabel Marín han tenido que presentar denuncias en el juzgado para que el seguro acometa reparaciones en los tejados que presentaba numerosas tejas rotas.

En concreto, Violeta Vicente ha manifestado que "han estallado varios vasos de cristal contra las ventanas" y Ana Isabel Marín ha relatado que recogió "la ropa tendida llena de cristales".

Por su parte, Polo ha apostillado que el ascensor que salva el desnivel que hay en esta zona de la ciudad "ya ha sufrido daños" y en la parte intermedia tiene una salida "dónde se intercambian todo tipo de sustancias".

DEJADEZ

Polo ha recordado que ya hubo quejas hace unos años y "patrullas a pie de la policía", pero "por dejadez ya no se vigilan". Asimismo, ha anunciado una reunión con la alcaldesa, Emma Buj, y con el subdelegado del Gobierno "para buscar una solución que pasa por que la policía patrulle en las horas en que se producen estos hechos y en esas zonas".

Polo ha insistido en la necesidad de que haya vigilancia, que esta sea a pie y se identifique a los menores ya que en estas laderas hay lugares donde pasar desapercibido, como un rincón oculto bajo el viaducto nuevo, rodeado de matorral, donde se suelen encontrar colchones.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies