El Ayuntamiento edita un libro sobre fuentes medicinales como primer paso para nuevas acciones de difusión

Actualizado 16/06/2008 15:55:40 CET

ZARAGOZA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza ha editado el libro 'Fuente curativas de Zaragoza. Naturaleza mágica' que recoge las siete fuentes medicinales del municipio y su entorno que servirá como punto de inflexión de nuevas acciones de promoción y difusión.

Esta publicación "es el inicio de algo más importante ,que con el tiempo que queda por delante de esta legislatura, emprenderemos desde el Ayuntamiento", anunció la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, Lola Campos.

En rueda de prensa explicó que la finalidad de este título es "poner en valor, difundir y recorrer un ruta de estos manantiales curativos" para añadir que estos itinerarios "pueden ser una actividad divulgativa" al señalar que del conocimiento surge la sensibilización, luego la puesta en valor y da paso a la comercialización.

Campos incidió en que con esta obra se quieren "difundir unos espacios olvidados" para que sean apreciados por la ciudadanía y se potencie su conocimiento entre los vecinos de Zaragoza mediante la realización de actividades educativas.

EL libro recoge las siete fuentes de Zaragoza y su entorno, de las que cuatro se encuentra en el municipio de Zaragoza y proceden del río Huerva. Son la Fuente de la Junquera, que aunque no es la más importante es la más conocida; la Fuente de la Salud, sobre la que hubo un balneario muy preciado por sus propiedades curativas de la sífilis entre finales del siglo XIX y el XX; la Fuente de la Teja, que apenas tiene caudal y el manantial está prácticamente desaparecido y La Fuente de Santa Fe, de gran proyección internacional y cuyas aguas se exportaron a Europa, América y Asia, pero a mediados del siglo XX comenzó a decaer por la aparición de los medicamentos.

FUENTES DEL ENTORNO DE ZARAGOZA.

Las otras tres fuentes que incluye la publicación se encuentran en otros municipios del entorno de Zaragoza como son la Fuente del Berro a unos dos kilómetros al norte de Zaragoza en la margen izquierda del Ero y actualmente se encuentra en total situación de abandono y el manantial ha desaparecido, según relató el coautor de esta publicación, Francisco Iturbe.

La Fuente de San Miguel se encuentra en el límite con Villanueva de Gállego y el manantial está en buen estado. La Salada de Mediana se encuentra en un "espectacular paisaje" y el manantial está en casi perfecto estado.

Además, en Quinto de Ebro se tiene constancia de que hubo un balneario importante entre los siglos XVIII y XIX hasta que desapareció en el años 1973 bajo un grupo de viviendas y se respeta sólo una fuente testimonial.

Francisco Iturbe subrayó que tras varios años de estudio ha elaborado esta publicación junto a Ángel Ruiz, y destacó que Zaragoza ofrece un promedio de fuentes "más alto de lo habitual" y que atribuyó a que la ciudad está enclavada en una estepa yesífera abundante en vías de agua.

PUBLICACIÓN.

La edición del libro tiene una tirada de 1.300 ejemplares que se distribuirá de forma gratuita entre bibliotecas, centros de interés y colectivos medioambientales.

En las 120 páginas del volumen incluye planos de situación de las fuentes, fichas sobre su estado y propiedades medicinales y incluso artículos históricos.

Las fuentes descritas tienen la calificación de mineromedicinales por presentar más proporción de sales disueltas que la media lo que les confiere acciones terapéuticas.

Las de Zaragoza eran fundamentalmente sulfatado-sódico-magnésicas y sulfato cálcicas, que según los casos aliviaban dolencias gastrointestinales, hepáticas, reumáticas e infecciones crónicas, entre otras propiedades.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies