El colegio Cándido Domingo conoce el proyecto de ahorro enérgetico 'Renaissance', cofinanciado por la UE

Actualizado 24/10/2007 19:05:55 CET

ZARAGOZA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La comunidad escolar del Colegio Público Cándido Domingo de Zaragoza ha conocido hoy el proyecto de ahorro energético 'Renaissance', cofinanciado por la Unión Europea (UE), que implica la incorporación de sistemas renovables en el centro, la mejora del aislamiento de las instalaciones y la profundización en las tareas de sensibilización que ya se llevan adelante con el apoyo de la Agenda de Medio Ambiente y Sostenibilidad --antes Agenda 21 Local-- del Ayuntamiento de Zaragoza.

El acto de presentación de esta iniciativa, que ha contado con la presencia de la concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Lola Campos, con el director de la Agenda de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Javier Celma, el concejal de Equipamientos, Florencio García Madrigal.

Además, también han asistido la concejal Presidenta del Rabal, Lola Ranera, y con los socios de este programa europeo en Zaragoza --Sociedad Municipal de rehabilitación Urbana, Ecociudad Valdespartera, Fundación Ecología y Desarrollo, Endesa, Universidad de Zaragoza, Centro Nacional de Energías Renovables, Universidad de Barcelona y la empresa de ingeniería Urbic--, informan desde el Consistorio en una nota de prensa.

Renaissance es una iniciativa del programa 'Concerto', que reúne una serie de proyectos de demostración-cooperación para ahorrar energía. Se desarrolla en la ciudad de Lyon, en la región de Lombardía, y en Zaragoza, donde se aplica en la Ecociudad de Valdespartera y en el barrio del Picarral, combinando de esta manera las acciones en una urbanización de nueva construcción y en una zona consolidada y donde se perfilan planes de rehabilitación de su parque de viviendas.

'Concerto' trata de profundizar en el conocimiento de los aspectos energéticos de las edificaciones en el contexto urbanístico de la ciudad y de favorecer la sostenibilidad social, económica y ambiental, con el objetivo final de extrapolar todos los avances y resultados al resto de ámbitos de la Unión Europea.

ACCIONES.

En el caso del colegio Cándido Domingo, el proyecto prevé el aislamiento de las fachadas del bloque más antiguo del centro, en el que se ubican los alumnos de Primaria y los servicios de Administración. De esta manera se tratará de conseguir un ahorro en el consumo de energía. También se ha previsto actuar en las instalaciones de calefacción en busca de mejores niveles de eficiencia.

Asimismo, y en el módulo de más reciente construcción, se instalarán unas placas fotovoltaicas que reducirán la dependencia de los combustibles fósiles. Además, estas intervenciones se vincularán a los resultados del estudio termográfico de las instalaciones ya previsto.

Con motivo de esta actividad ejemplarizante a la que se acoge el colegio Cándido Domingo, el año pasado ya se realizó una pequeña auditoria de la escuela con la colaboración del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) de la Universidad de Zaragoza.

De la misma manera, y a través de la Agenda de Medio Ambiente y Sostenibilidad, el colegio se incorporó al programa Stop al CO2, que se incluye en la oferta educativa y de sensibilización del Programa Municipal de Educación Ambiental.

Zaragoza fue admitida en el proyecto Renaissance en junio de 2004 tras presentar un ambicioso proyecto de sostenibilidad en dos barrios muy diferentes de la ciudad y por desarrollar una política activa en la reducción de contaminantes vinculados al cambio climático.

De hecho, el Plan Estratégico de Zaragoza y de su área de influencia y la Agenda de Medio Ambiente y Sostenibilidad fijaron como objetivo para el año 2010 la reducción de un 10 por ciento de las emisiones de CO2, que deberán ser de un 30 por ciento en el 2015.

Este objetivo se acompañó de una planificación que afecta a todos los sectores de la vida urbana, especialmente el de la movilidad y el de la construcción, donde la capital aragonesa destacaba ya por sus políticas rehabilitadoras en los cascos urbanos más degradados, y por la asunción de arquitecturas bioclimáticas en las nuevas viviendas.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies