IU-Utebo lleva al pleno una moción relativa a Gran Scala para que el Consistorio se posicione en contra

Actualizado 09/04/2008 20:29:19 CET

UTEBO (ZARAGOZA), 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Izquierda Unida, a través de su concejal en el Ayuntamiento de Utebo, Rosa Magallón, presentó una moción relativa a Gran Scala en el pleno del Ayuntamiento de esta localidad zaragozana, para que la institución municipal se posicionase en contra del macroproyecto de ocio y juego. La propuesta fue rechazada por PSOE, PAR y PP y contó con el apoyo de CHA.

La concejal de IU en Utebo, Rosa Magallón, destaca en una nota de prensa que en la sesión plenaria "el PAR rechazó esta moción argumentando que apuesta por la instalación de industrias en Aragón, y el PSOE no explicó su voto".

Izquierda Unida solicitó en esta propuesta de resolución que el Consistorio declarase "su rotunda oposición al proyecto Gran Scala, dada su manifiesta insostenibilidad económica, social, educativa, cultural, medioambiental y su carácter desvertebrador del territorio altoaragonés". Asimismo, la moción incluía que el acuerdo alcanzado en el pleno "se trasladará al Gobierno de Aragón, a los grupos parlamentarios, y a las entidades comarcales altoaragonesas".

A juicio de Rosa Magallón, "Gran Scala es claramente incompatible con los objetivos ambientales y de sostenibilidad de la Exposición Internacional de Zaragoza que se celebrará bajo el lema de 'Agua y Desarrollo Sostenible', provocando así un grave deterioro en la credibilidad internacional de Aragón".

En este sentido, la edil considera que este argumento ha servido para quienes desde el Levante español piden el trasvase del Ebro, "por considerar que Aragón tiene agua, cuando años como este de sequía demuestran la imperiosa necesidad de avanzar hacia otro modelo de gestión del agua alejado de proyectos como Gran Scala".

IU se opuso a este proyecto desde el primer momento, basándose en "sus proporciones descomunales que alteran profunda y negativamente la vertebración del territorio; en su insostenibilidad económica, ya que condicionará la economía capitalizando la inversión pública durante años; en su insostenibilidad medioambiental, porque consumirá desmesurados recursos energéticos y de agua; y en su insostenibilidad social, educativa y cultural, al fomentar modelos de vida, de ocio y de valores éticos opuestos a los aragoneses y europeos".