El Monasterio de Veruela acoge la exposición "Tesoros de Veruela" que reúne sus piezas artísticas

 

El Monasterio de Veruela acoge la exposición "Tesoros de Veruela" que reúne sus piezas artísticas

Actualizado 10/07/2006 14:47:00 CET

VERA DE MONCAYO (ZARAGOZA), 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Monasterio de Veruela acoge hasta el próximo 16 de octubre la exposición "Tesoros de Veruela", que reúne las piezas artísticas de este cenobio cisterciense que próximamente celebrará su octavo centenario. La muestra, organizada por la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), ofrece más de 200 objetos recuperados, de muy distintos propietarios y en ocasiones conservados lejos de los límites de la provincia.

Se trata de una recopilación de alrededor de la mayor parte de las piezas que fueron diseminadas por la comarca a consecuencia de la Desamortización de Mendizábal.

La exposición se articula en nueve secciones, instaladas en las dependencias históricas más relevantes del monasterio. El visitante puede disfrutar de modo particular contemplando los colosales lienzos con milagros de la vida de San Bernardo que Vicente Berdusán realizó para la recién restaurada sacristía mayor, reinstalados en su emplazamiento primigenio.

También se ha incluido una recreación virtual a escala real del retablo de la capilla de San Bernardo en su primitivo emplazamiento. Además, se ha incorporado al circuito expositivo los monumentos funerarios, entre los que destaca las laudas de abades del tramo central del crucero de la iglesia, al pie de las gradas del presbiterio, hasta ahora ocultas a la vista del visitante, o la cripta de los duques de Villahermosa, visible desde el lado sur del deambulatorio.

RECORRIDO DE LA EXPOSICIÓN

El recorrido de la exposición da comienzo en la cilla o almacén, donde el visitante puede observar la sala dedicada a Nuestra Señora de Veruela. Presidida por la réplica de la imagen existente en la iglesia parroquial de Vera de Moncayo, esta sección incluye un conjunto de pinturas y estampas que ilustran la milagrosa aparición de la Virgen de Veruela a Pedro de Atarés, en el paraje de La Aparecida, a escasos metros del monasterio, junto a una selección de los mantos con los que se viste la talla gótica.

En el espacio del antiguo calefactorio se presenta la sección titulada, "El Siglo de Oro del Monasterio de Veruela", en la que el visitante podrá observar, entre otras obras, las piezas más significativas del antiguo retablo mayor renacentista y el órgano.

En el dormitorio se ofrece una sistematización de los restos conservados de La sillería del coro de Veruela, erigida entre los años 1598 y 1602, que han permanecido almacenados en el Museo de Zaragoza hasta ahora, y que el visitante puede ver por vez primera recién restaurados.

Los grandes lienzos con Milagros de San Bernardo que Vicente Berdusán hizo para ornar los muros de la sacristía, constituyen la parte central de la exhibición.

En los laterales del refectorio se presenta una amplia selección de pintura barroca que, procedentes de Veruela, custodia en la actualidad el Museo de Zaragoza, tanto de Berdusán como de otros maestros. Entre estos últimos cabe destacar el magnífico retrato del monje verolense fray Antonio José Rodríguez que se atribuye a Andrés Merclein.

En la cabecera del comedor se presentan los Menbra disiecta del patrimonio verolense, algo así como los restos del naufragio artístico del monasterio, con piezas misceláneas que contemplan dos magníficas tablas góticas del primer retablo mayor que tuvo el monasterio, así como otra procedente del retablo de San Nicolás.

También en la cocina, el visitante puede recordar El paso de la Compañía de Jesús por Veruela a la vista de algunas de las pinturas de gran formato que el hermano Sebastián Gallés hizo a finales del siglo XIX para ornar la Capilla Doméstica. Además se ha incorporado una escultura de San Ignacio y una selección de las publicaciones que los jesuitas hicieron sobre Veruela.

La exposición se complementa con una selección de documentos y libros titulados "Testimonios documentales", acomodada en el antiguo scriptorium. También se ha incluido una última sección titulada Arte funerario, para incorporar al recorrido los principales monumentos fúnebres y laudas de la sala capitular y de la iglesia.

Junto a la muestra, se ha publicado un libro titulado, "Tesoros de Veruela" que trata de recopilar todas las aportaciones bibliográficas sobre el monasterio, así como de explicar todas las claves simbólicas del "huerto de piedra" del claustro.

Estas actuaciones se enmarca dentro del empeño de la Diputación Provincial de Zaragoza de poner en valor este monasterio, que goza de la catalogación de Monumento Nacional desde 1928, y del que se hizo cargo la institución provincial desde 1976. Con esa finalidad, ha cuidado sus aspectos materiales, facilitando el acceso de los ciudadanos y propiciando en su seno numerosas actividades culturales.

Además, se han consagrado múltiples esfuerzos a la recuperación integral del monumento en lo que se constituye ya una realidad patente que ahora se amplía con la exhibición de una selección de obras de arte, libros y documentos que cobran todo su sentido en el contexto cisterciense para el que fueron creados.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies