El Monasterio de Veruela acogerá la exposición "Tesoros de Veruela" que reúne sus piezas artísticas

Actualizado 22/06/2006 14:53:40 CET

ZARAGOZA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) organiza la muestra "Tesoros del Monasterio de Veruela", que se abrirá al público desde hoy al 16 de octubre. La iniciativa constituye un jalón en el camino hacia la nueva etapa que se avecina para el ya ocho veces centenario cenobio cirterciense, en la que ganará protagonismo e incrementará su difusión gracias a la reciente decisión de instalar un Parador Nacional en sus dependencias.

El recinto monacal acogerá esta muestra que se articula en nueve secciones, instaladas en las dependencias históricas más relevantes del monasterio. Se trata de una recopilación de alrededor de la mayor parte de las piezas que fueron diseminadas por la comarca a consecuencia de la Desamortización de Mendizábal.

Desde que en 1976 se hizo cargo del monasterio de Veruela, que goza de la catalogación de Monumento Nacional desde 1928, la corporación provincial ha tratado de ponerlo en valor constantemente, cuidando sus aspectos materiales, facilitando el acceso de los ciudadanos y propiciando en su seno numerosas actividades culturales.

El presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Javier Lambán, recordó hoy en la presentación de la muestra, que la institución provincial siempre ha perseguido su respeto a la historia y su deseo de reparar algunos excesos realizados por los poderes públicos en este país. "Los promotores de la Desamortización de Mendizábal debieron de hacerlo mejor, al menos en lo que se refiere al patrimonio cultural. Los poderes públicos debieron de evitar pérdidas incalculables", agregó.

Según las palabras de Javier Lambán, la exposición supone un magnífico regalo para los contemporáneos, "a los que se les da la posibilidad de asomarse al monasterio en el inicio de su mejor época".

La tarea constituía un gran reto y, a la vez, un compromiso histórico. El proceso de recuperación de los más de doscientos objetos presentados, de muy distintos propietarios y en ocasiones conservados lejos de los límites de la provincia.

Además, suponía un compromiso histórico para la Diputación de Zaragoza, que ha consagrado múltiples esfuerzos a la recuperación integral del monumento en lo que se constituye ya una realidad patente que ahora se amplía con la exhibición de una selección de obras de arte, libros y documentos que cobran todo su sentido en el contexto cisterciense para el que fueron creados.

ELABORACIÓN DE LA MUESTRA

Uno de los comisarios de la exposición, José Ignacio Calvo, presente en la rueda de prensa de presentación, recordó el largo proceso que ha protagonizado la elaboración de esta muestra.

No ha sido posible la reconstrucción del retablo mayor más que sobre el tablero de dibujo y resulta inviable recrear el espacio del coro, la presentación de los restos de uno y otro en condiciones de apreciación idóneas permite aproximarse a las particularidades de la vida religiosa y, por supuesto, a sus calidades plásticas.

El visitante disfrutará de modo particular contemplando los colosales lienzos con milagros de la vida de San Bernardo que Vicente Berdusán realizó para la recién restaurada sacristía mayor, reinstalados en su emplazamiento primigenio.

Ante la imposibilidad material de volver a trasladar al monasterio el conjunto original, también se ha incluido una recreación virtual a escala real del retablo de la capilla de San Bernardo en su primitivo emplazamiento.

Además, se ha incorporado al circuito expositivo los monumentos funerarios, entre los que destaca las laudas de abades del tramo central del crucero de la iglesia, al pie de las gradas del presbiterio, hasta ahora ocultas a la vista del visitante, o la cripta de los duques de Villahermosa, visible desde el lado sur del deambulatorio.

El recorrido de la exposición da comienzo en la cilla o almacén, donde el visitante podrá observar la sala dedicada a Nuestra Señora de Veruela. Presidida por la réplica de la imagen existente en la iglesia parroquial de Vera de Moncayo, esta sección incluye un conjunto de pinturas y estampas que ilustran la milagrosa aparición de la Virgen de Veruela a Pedro de Atarés, en el paraje de La Aparecida, a escasos metros del monasterio, junto a una selección de los mantos con los que se viste la talla gótica.

Uno de los comisarios de la exposición, José Ignacio Calvo apuntó en la presentación que ésta es una de las partes de la muestra que más valor sentimental tiene para sus gentes, grandes devotas de la Virgen.

En el espacio del antiguo calefactorio se presenta la sección titulada, "El Siglo de Oro del monasterio de Veruela", en la que el visitante podrá observar, entre otras obras, las piezas más significativas del antiguo retablo mayor renacentista y el órgano.

En el dormitorio se ofrece una sistematización de los restos conservados de La sillería del coro de Veruela, erigida entre los años 1598 y 1602, que han permanecido almacenados en el Museo de Zaragoza hasta ahora, y que el visitante podrá ver, recién restaurados, por vez primera.

Los grandes lienzos con Milagros de San Bernardo que Vicente Berdusán hizo para ornar los muros de la sacristía, constituyen la parte central de la exhibición.

En los laterales del refectorio se presenta una amplia selección de pintura barroca que, procedentes de Veruela, custodia en la actualidad el Museo de Zaragoza, tanto de Berdusán como de otros maestros. Entre estos últimos cabe destacar el magnífico retrato del monje verolense fray Antonio José Rodríguez que se atribuye a Andrés Merclein.

En la cabecera del comedor se presentan los Menbra disiecta del patrimonio verolense, algo así como los restos del naufragio artístico del monasterio, con piezas misceláneas que contemplan dos magníficas tablas góticas del primer retablo mayor que tuvo el monasterio, así como otra procedente del retablo de San Nicolás.

También en la cocina, el visitante podrá recordar El paso de la Compañía de Jesús por Veruela a la vista de algunas de las pinturas de gran formato que el hermano Sebastián Gallés hizo a finales del siglo XIX para ornar la Capilla Doméstica. Además se ha incorporado una escultura de San Ignacio y una selección de las publicaciones que los jesuitas hicieron sobre Veruela.

La exposición se complementa con una selección de documentos y libros titulados "Testimonios documentales", acomodada en el antiguo scriptorium. También se ha incluido una última sección titulada Arte funerario, para incorporar al recorrido los principales monumentos fúnebres y laudas de la sala capitular y de la iglesia.

OPORTUNIDAD ÚNICA

José Ignacio Calvo se refirió a esta oportunidad única como la forma de mostrar un pálido eco de un monasterio tan importante como es el de Veruela. "Además, constituye un pequeño guiño a la Compañía de Jesús que dejó su huella y consiguió mantener el edificio en buen estado", añadió.

Además, se ha publicado un libro titulado, "Tesoros de Veruela" que trata de recopilar todas las aportaciones bibliográficas sobre el monasterio, así como de explicar todas las claves simbólicas del "huerto de piedra" del claustro.

EL PARADOR

Por otro lado, Lambán se refirió a la futura construcción del parador que albergará el Monasterio de Veruela y que según sus declaraciones le dará un tercer sentido, potenciando la zona como referente turístico. Afirmó que estaría inaugurado para la Exposición de 2008.

Asimismo, Lambán subrayó la importancia turística que tiene el monasterio, ya que reúne una buena parte de la cultura de la comunidad autónoma.

Además, se refirió a las repercusiones que la inauguración de este parador tendrá para la realidad económica del Somontano del Moncayo, ya que potenciará abundante empleo directo e indirecto. Lambán comentó que este proyecto consolidará la inserción de la zona dentro de uno de los circuitos turísticos de más alto nivel.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies