El Monasterio de Veruela comienza su temporada de exposiciones reuniendo el trabajo de ocho artistas

Actualizado 10/05/2007 15:36:09 CET

VERA DE MONCAYO (ZARAGOZA), 10 May. (EUROPA PRESS) -

El Monasterio de Veruela comienza hoy su temporada de exposiciones con la inauguración de 'Referencias', una muestra que reúne el trabajo de ocho autores muy diferentes, sin otro vínculo que su amplia trayectoria artística.

Además, Veruela será la sede durante este año de la sexta edición de 'EnseñArte', dedicada al coleccionismo de arte privado. La exposición, con obras cedidas por el popular cantante Manolo Escobar, se expone en estos momentos en Ejea de los Caballeros. El 29 de junio llegará a las instalaciones del monasterio.

Por último, entre el 31 de agosto y el 28 de octubre, David Israel, becario de la Diputación de Zaragoza en la Casa Velázquez en los últimos dos años, cerrará el programa de exposiciones dando buena muestra de sus trabajos.

De momento, Veruela inaugura hoy 'Referencias'. En ella, las esculturas de Ramón Carrera (Madrid, 1935) potencian la estética postindustrial de una metalurgia en estado de crisis. Sus fundiciones dinamizan tanto el espacio circundante como el interior, conjugando ritmos, volúmenes y texturas expresionistas.

Las pinturas de Iñaki de la Fuente (Bilbao, 1954) evocan lejanos paisajes magmáticos mediante un singular continúo cromático cuya consciencia lingüística está constituida por superficies estructurales y anchos brochazos de colores diferentes.

Además, las obras escultóricas de Iratxe Larrea (Bilbao, 1972) dignifican no sólo unos materiales comunes, caso del abalorio y la silicona, sino también el proceso manual del tejido, transformando sus apariencias y dotándolas de nuevas significaciones.

No exentas de ironías y dobles sentidos, se presentan en esta exposición las esculturas de Alberto Peral (Santurce, 1966), obras que se distinguen por el uso de formas puras y volúmenes brillantes de cerámica o de madera que dialoga con la historia de la escultura.

También, las fotografías de Paco Polán (Pamplona, 1963) ponen el acento en la construcción figurada de hechos basados en la realidad y reconstruyen alegóricamente las muertes de grandes arquitectos del siglo veinte, como Aizpurúa o Le Corbusier.

Los diseños de los habitáculos que realiza Sonia Rueda (Bilbao, 1964) y las esculturas de Dora Salazar (Alsasua, 1963), se complementan dando visiones que engloban objetos materiales y seres humanos desnudos.

Por último, Fernando Villena (Bilbao, 1974) crea continuos equívocos entre la fotografía y la pintura, realiza trasvases entre ellos y explora la doble experiencia de lo manual y lo artificial, mostrando un universo abstracto.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies