Personal de Defensa desmonta hoy el pontón flotante sobre el Ebro utilizado para hacer prospecciones

Actualizado 06/02/2006 10:18:30 CET

ZARAGOZA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de 30 militares de la Compañía de Puentes perteneciente al Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros número 12 (RPEI-12) retirará y desmonta hoy una compuerta o pontón metálico flotante que, desde el día 18 de enero, se encuentra en mitad del cauce del río Ebro, entre los puentes de "La Unión" y el de "Manuel Giménez Abad", este último también llamado "del tercer cinturón", a la altura de la calle Fray Luis Urbano, entre los barrios zaragozanos de Vadorrey y Las Fuentes.

La operación se inicia a las 10,00 horas, cuando se suelten los cables de acero y se retiren los cabrestantes que, desde ambas orillas del río, mantienen firmemente anclada y estabilizada la plataforma en medio del cauce. A continuación, una lancha empujadora trasladará la compuerta hasta una de las riveras para proceder a llevar a tierra la maquina perforadora que ha servido para realizar las prospecciones.

A partir de ese momento, se procederá a desmontar la plataforma metálica y a cargar los pontones en camiones para su traslado al acuartelamiento de Pontoneros en Monzalbarba, labor que se prolongará hasta primeras horas de la tarde.

"La principal dificultad de la operación de desmontaje se encuentra en la altura del agua en las orillas que, si es inferior a 1,20 metros, dificultará las labores de aproximación del pontón flotante al punto de la rivera del Ebro donde está previsto desmontar la plataforma metálica", indican fuentes de Pontoneros.

PUENTE MILITAR

Pontoneros desplazará hasta el lugar cuatro camiones todo terreno, una grúa de 32 toneladas, dos lanchas de empuje y una lancha neumática. La operación, que será seguida de cerca por el coronel Julián Carreras, jefe del Regimiento del Regimiento, estará bajo el mando y dirección técnica del teniente de ingenieros José Manuel Burgos.

Formada por diferentes partes de un puente flotante militar, la pequeña "isleta" metálica de 36 metros cuadrados de superficie ha servido para que un equipo de técnicos haya efectuado sondeos para determinar la ubicación exacta de un "azud" de siete compuertas abatibles y una esclusa de navegación. Un "azud" es una pequeña presa que, en lugar de contar con aliviaderos para desembalsar el excedente de agua, ésta se desborda por la parte superior, generalmente formando una fina lámina de agua.

Gracias a este azud, se podrá remansar el agua para disponer de calado suficiente y que, en un próximo futuro, el río pueda ser utilizado por los zaragozanos para uso lúdico y deportivo. El azud también servirá para generar energía eléctrica.

MEJORAR EL CAUCE

Los sondeos se han efectuado en mitad del cauce del río, en el lugar donde previsiblemente se instalará el azud. Una máquina oruga perforadora de 5,5 toneladas de peso ha efectuado los sondeos hasta 20 metros por debajo de la capa de agua.

Pontoneros ha atendido una solicitud de colaboración formulada a principios de enero por el Ayuntamiento de Zaragoza al Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, en la que se demandaba el apoyo del Regimiento en los sondeos necesarios para llevar a cabo el estudio geotécnico previo a la construcción de un azud en el Ebro a su paso por Zaragoza, obra contemplada en el proyecto de márgenes y riberas urbanas del río, labores vinculadas con la Expo 2008.

La operación de montaje y despliegue se llevó a cabo a mediados de enero, bajo el mando y la dirección técnica del capitán de ingenieros Luis Rodrigo, de 45 años de edad y 26 años de servicio. El capitán Rodrigo es el jefe de la Compañía de Puentes Flotantes del RPEI-12.

Durante estas dos semanas, un equipo formado por un suboficial y seis soldados de Pontoneros ha efectuado el mantenimiento diario de la plataforma, revisando el correcto anclaje de los cabrestantes y de los cables de acero que aseguraban la estabilidad de la compuerta.

Debido a la difícil orografía de las lindes, la vegetación existente y las irregularidades del fondo del río, el montaje de la compuerta fue "laborioso y más complicado de lo previsto", según manifestó entonces el capitán Rodrigo. Inicialmente, Pontoneros esperaba tener completada su misión en una mañana, "pero las tareas se prolongaron hasta la puesta de Sol del día siguiente", confirma el capitán, lo que puede volver a ocurrir de nuevo si el nivel del agua es insuficiente para que la compuerta se acerque a la orilla.

El personal militar que participará en los trabajos de retirada y desmontaje del puente flotante dispondrá de chalecos salvavidas. Además, una lancha neumática, con buceadores a bordo, se encontrará en las inmediaciones en disposición de atender cualquier incidencia.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies