Prisión provisional sin fianza para el presunto autor de la muerte de Víctor Laínez

Rodrigo Lanza a prisión
EUROPA PRESS
Actualizado 14/12/2017 17:28:37 CET

ZARAGOZA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

La juez de guardia de Zaragoza, Natividad Rapún, titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la capital aragonesa, ha dictado este jueves el auto de ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza, en el centro penitenciario de Zuera (Zaragoza), de Rodrigo Andrés Lanza Huidobro, investigado por la muerte a golpes del zaragozano Víctor Laínez. En el auto, la juez señala que se trata de un posible caso de asesinato.

Se hará cargo de la instrucción el Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza. La juez de guardia expresa en el auto que el Ministerio Fiscal y la acusación particular, que realiza el abogado Juan Carlos Macarrón en representación de la familia de la víctima, han solicitado la medida finalmente acordada, mientras que la abogada de la defensa, Ana Sebastián, ha pedido la libertad con medidas cautelares de otra naturaleza.

La juez afirma que existen "indicios racionales" para determinar que Rodrigo Lanza "cometió un delito de asesinato" a las 3.00 horas del 8 de diciembre, en el bar 'El tocadiscos' al agredir a Víctor Laínez "por la espalda, sin posibilidad alguna de defensa y utilizando un efecto lo suficientemente contundente como para provocarle una fractura ósea" en el cráneo con hemorragia, afectándole al tejido cerebral, "lesión principal y causa de la muerte".

Seguidamente, indica el auto, tras caer la víctima al suelo le propinó "fuertes golpes en la cabeza, quizá patadas", rompiéndole la nariz y zonas adyacentes, como refleja el parte médico. El médico forense refleja en su informe que Laínez sufrió "agresiones de gran intensidad traumática" en la cabeza sin que se aprecien signos de defensa.

"NO HAY DUDA"

"No existe duda de la identidad del autor de los hechos", manifiesta la juez, remitiéndose a las declaraciones de los acompañantes de Lanza, del propietario del establecimiento y de cinco clientes, que han reconocido fotográficamente al presunto autor.

El investigado ha declarado --según recoge el auto-- que agredió a la víctima alegando que "se limitó a evitar una posible agresión con arma blanca, cuya existencia cierta no consta". La juez observa que esta argumentación "entra en clara contradicción" con los informes médicos y con las declaraciones realizadas por algunos testigos en sede policial.

La titular del juzgado número 6 hace notar que "la gravedad del delito imputado y de la pena que lleva aparejada justifican sobradamente la privación de libertad del investigado", añadiendo que Lanza tiene antecedentes penales y que "es preciso evitar una posible reiteración delictiva", sin descartar que el investigado pudiera "protagonizar nuevamente conductas violentas frente a personas que le desagradan, bien por su ideología, bien por los signos externos que la representan".

Rapún asevera que hay indicios de que Rodrigo Lanza podría haber dado muerte a Laínez por la ideología de la víctima y "tras haberle recriminado o llamado la atención por el simple hecho de portar, en el legítimo uso de su libertad personal, unos tirantes con los colores de la bandera española".

Asimismo, "no queda excluida la posibilidad de fuga, frustración u obstrucción a la acción de la justicia", continúa el auto. "Es preciso evitar cualquier tipo de manipulación directa o indirecta sobre las declaraciones de los testigos presenciales", agrega.

"RELATO PEREGRINO"

El abogado de la familia Laínez, Juan Carlos Macarrón, ha declarado a los medios de comunicación que Lanza ha realizado un "relato de los hechos peregrino", ya que "ha manifestado que fue la víctima quien se metió con él" y que salió del establecimiento seguido por la víctima, que según el investigado llevaba una navaja, que no ha sido localizada. Según este relato el presunto autor "se defendió mediante dos empujones y un puñetazo".

Sin embargo, ha continuado el abogado, "los testigos no acreditan eso", sino que "él atacó a mi cliente de forma súbita y por la espalda, de forma contundente, y que incluso se ensañó". Ha dicho que según los testigos Rodrigo Lanza se colocó encima de Laínez poniéndole la rodilla encima del pecho y "le empezó a dar puñetazos", levantándose después y propinándole "una gran patada en la cabeza", lo que "concuerda" con las lesiones que sufrió la víctima, con fractura de cráneo y otros huesos y pérdida de masa encefálica.

"Objetos contundentes tuvo que haber" al margen de las "especulaciones" sobre si era una barra de hierro o un sillín de bicicleta, ha apuntado Macarrón.

El letrado ha puesto de relieve el "aspecto tranquilo, relajado e indolente" del investigado, y no "compungido", durante la declaración, esta mañana. Ha aseverado que "el único autor material fue Lanza" y que sus acompañantes "no tuvieron intervención".

Respecto al posible delito de odio, el letrado ha comentado que Lanza ha negado que la víctima portara ningún tirante con la bandera española porque "portaba una chaqueta", pero "los testigos dicen lo contrario, que llevaba puestos los tirantes de forma ostensible y un móvil con un águila en la parte de atrás", de manera que "era claro su posicionamiento".