El Plan del Lobo busca defender a la especie y mejorar su reputación

 

El Plan del Lobo busca defender a la especie y mejorar su reputación

Lobo en Cabárceno
CABÁRCENO
Publicado 07/04/2015 11:54:42CET

Autoriza a cazadores a participar en el control de la especie en "situaciones excepcionales"

OVIEDO, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) ha publicado este martes el Decreto 23/2015 del 25 de marzo, por el que se aprueba el II Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias. El plan, que sustituye al impulsado en 2002, busca "la conservación de la especie en el ámbito regional en un estado favorable compatible con el desarrollo de las explotaciones agrarias".

Según la resolución consultada por Europa Press, el nuevo plan del lobo pretende que la especie, que ya alcanza los más de 2.000 individuos en el noroccidente peninsular, sea "un elemento al servicio del desarrollo rural y aceptada por la sociedad".

Entre los objetivos que se contemplan en el documento, se refleja la necesidad de establecer medidas que permitan la conservación de las poblaciones de la especie y el diseño y aplicación de programas tendentes a favorecer la coexistencia con las explotaciones agroganaderas y la población del medio rural, minimizando la incidencia sobre la cabaña ganadera y optimizando la política de compensación por daños.

Asimismo, el plan busca "evitar y perseguir" las actuaciones de caza ilegal, especialmente el uso de trampas, venenos y otros procedimientos "no selectivos". Busca además mantener un nivel actualizado de conocimientos sobre la situación de la especie en Asturias y establecer el marco para el desarrollo de las actuaciones de control poblacional.

En este punto, la resolución del BOPA contempla la autorización del uso de armas, "en circunstancias excepcionales y elevado número de daños", para la Guardería de los Cotos Regionales de Caza en sus territorios, para actuar conjuntamente con la Guardería del Medio Rural. Además contempla la autorización de la participación de cazadores en estos controles en las "condiciones críticas de mayor gravedad" en las que no haya habido "resultados positivos" por los métodos anteriores.

Por otro lado, para favorecer la aceptación de la especie entre los ganaderos, la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos ha diseñado programas de sensibilización para los distintos grupos sociales implicados, favoreciendo además posibles actividades turísticas o recreativas en torno a la especie, "a fin de que la presencia del lobo sea percibida como una posibilidad de desarrollo de las zonas rurales y persiguiendo un consenso social en torno a la forma de gestión de la especia, buscando la valoración del lobo como especie integrante del rico patrimonio natural asturiano".

El plan tendrá una duración "indefinida" hasta que se logren los objetivos contemplados en el mismo. No obstante, a los cinco años de entrada en vigor, la Consejería tendrá que promover una revisión general del mismo, en la que participen los organismo y colectivos implicados para evaluar su eficacia y los logros alcanzados.

DAÑOS DEL LOBO

Los daños producidos por el lobo a lo largo de 2014 han traído como consecuencia la apertura de 2.144 expedientes en la Administración autonómica, por un importe total de 662.356 euros, según datos difundidos por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei), consultados por Europa Press.

Con estos datos, 2014 cierra como el año en el que se han registrado menos expedientes en la Administración del Principado de Asturias de los últimos siete años, con un descenso del 27,54 por ciento respecto a los expedientes abiertos en 2013 (2.959).

En términos anuales, según los datos de la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, la incidencia de los daños atribuidos a esta especie no cinegética se traduce en unas 3.000 cabezas de ganado muertas al año, lo que supone indemnizaciones de más de un millón de euros al año.

En cualquier caso, el departamento que dirige María Jesús Álvarez sostiene que los expedientes de indemnización "nunca" han alcanzado el 1 por ciento del censo ganadero regional, mientras que el número de explotaciones afectadas ascendió al 5 por ciento en los últimos años.

En Asturias se calcula que habitan más de 30 manadas, principalmente distribuidas entre las sierras occidentales y la Cordillera Cantábrica. Desde la aprobación en 2002 del primer plan de gestión del lobo, se vienen abatiendo una media de 16 lobos anuales, aunque existe una "gran variabilidad" interanual, con máximos de 32 lobos y mínimos de seis.

ASTURIAS RURAL ofrecido por
La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies