El 78,3% de los asturianos afirman no poder vivir sin móvil

Mujer hablando por teléfono
PIXABAY
Publicado 22/02/2018 11:36:49CET

OVIEDO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Si algo es innegable, es que el teléfono móvil se ha convertido en un dispositivo imprescindible para la población, sobre todo en Asturias. Tanto es así, que un 78,3% de los asturianos afirman no poder vivir sin móvil. Así se desprende del 'IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente', realizado por Rastreator.com.

Estos dispositivos se han consolidado como un aliado fundamental en el día a día de los asturianos. Desde pagar facturas hasta resolver asuntos de trabajo o entretenerse de camino al mismo* el uso intensivo del móvil provoca en los usuarios la necesidad de llevarlo consigo en todo momento y les hace estar pendientes de él permanentemente.

Esta necesidad ha llegado hasta tal punto que el 37% de los asturianos se consideran adictos a su terminal móvil, el segundo valor más alto a nivel nacional, solo por detrás de los extremeños (40%) y que sitúa a los asturianos como los segundos más adictos al móvil de España, diferenciándose de la media nacional (28,3%) en más de 11 puntos porcentuales.

Además, es relevante destacar que la adicción al móvil ha subido más de 12 puntos porcentuales en el último año en la región (en 2016 se situaba en el 24,4%).

Esta adicción puede conllevar ciertos trastornos que afectan no solo a la salud física de los usuarios, sino también a su bienestar social y psicológico. En este sentido, el 50% de la población de Asturias asegura estar pendiente del móvil cuando está con amigos, familia e incluso con su pareja y hasta el 60,9% afirma que mirar el móvil es lo primero y lo último que hace cada día.

Es más, incluso dos de cada diez asturianos (19,6%), mira el móvil cuando está conduciendo. A pesar de la creciente adicción al móvil que admite gran parte de la población asturiana, el aumento de concienciación sobre este problema está derivando en un intento de controlar sus horas de uso diario.

Precisamente, los ciudadanos de la región calculan que pasan una media de 3 horas y 6 minutos al día usando el móvil de forma activa, lo que supone 33 minutos menos que el año previo -en 2016 lo usaban una media de 3 horas y 39 minutos-.