El acusado de intentar matar a un menor en Oviedo acepta un año y cuatro meses de cárcel

El joven condenado a la salida del juzgado junto a su abogada.
EUROPA PRESS
Publicado 21/03/2018 11:07:10CET

OVIEDO, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El joven acusado de intentar matar a un menor en un parque de Oviedo en 2016 ha aceptado este miércoles una pena de un año y cuatro meses de prisión tras haber llegado a un acuerdo con la Fiscalía que ha aceptado el eximente de alteración mental, por lo que el juicio no ha llegado a celebrarse.

Inicialmente la Fiscalía solicitaba una pena de 3 años y 9 meses de prisión, 6 de alejamiento y 5 de tratamiento por un delito de homicidio en grado de tentativa. El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre las 19,30 horas del 20 de agosto de 2016, cuando el menor de edad, nacido en el 2000, se encontraba junto con un grupo de amigos en el parque de San Pedro de los Arcos de Oviedo, llegó al lugar el procesado, acompañado de otras personas.

A continuación se dirigió a la víctima y comenzó a proferir todo tipo de improperios hacia él y su familia, suscitándose entre ellos una discusión con posterior intercambio de puñetazos.

En el curso de la pelea, el procesado, con ánimo de acabar con su vida, sacó una navaja y agredió con ella al menor, primero en el hemitórax izquierdo y posteriormente en el brazo derecho.

Éste, para intentar huir, se lanzó por un muro de unos dos metros de altura y cayó al suelo, donde quedó tendido sin ningún tipo de movilidad, lo que aprovechó el procesado para darse rápidamente a la fuga.

El procesado es de origen saharaui y tiene concedida una autorización de permanencia provisional como solicitante del estatuto de apátrida, carece de medios de vida propios y en el momento de los hechos convivía con sus progenitores.

Padece un trastorno psicótico de tipo esquizofrenia con baja adherencia e incumplimientos del seguimiento; sus facultades volitivas e intelectivas se encontraban parcialmente limitadas en el momento de los hechos, en atención a la ausencia de tratamiento médico-psiquiátrico necesario para su estabilidad sintomática.