Anpe considera que "no es el momento de llamar al profesorado a paros y encierros"

Publicado 19/03/2018 13:09:51CET

OVIEDO, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sindicato de Educación Anpe se ha mostrado en contra de que el profesorado realice paros y encierros, instados por la asamblea por la recuperación de las 18-23 horas. "Recientemente, una autodenominada asamblea por la recuperación de las 18-23 horas ha trasladado a la Junta de Personal docente diversas propuestas para reivindicar las 18 y 23 horas lectivas. Esta asamblea, arrogándose una representatividad que no tiene, la del conjunto del colectivo docente, que corresponde a la Junta de Personal, insta a la citada Junta a secundar paros y encierros", ha afirmado el sindicato en nota de prensa.

Anpe ha indicado que no cederá ni condicionará su capacidad negociadora "a lo que decida una asamblea de 50 personas". Sin embargo, afirman que no "cercenarán" la libertad individual de secundar esas medidas de fuerza, "por más que las consideremos inoportunas".

A juicio del sindicato, la situación ha variado "notablemente" desde que el Gobierno de España ha abierto la posibilidad de que las Comunidades Autónomas "apliquen una jornada laboral de 35 horas", algo que para Anpe "podría favorecer la consecución de las 18 y las 23 horas lectivas, así como la reversión de los recortes de plantillas y los descuentos por incapacidad".

"Contamos con el apoyo público del Consejero de Educación, que reiteradamente ha manifestado su disposición a aplicar una reducción de horas lectivas en un escenario legal como el que se acaba de abrir", ha explicado.

Anpe ha señalado que ha pactado con el resto de sindicatos de la Junta de Personal la promoción y participación activa de aquellas medidas de presión y denuncia pública que no sean lesivas para el profesorado ni para la enseñanza pública, para lo que desean la movilización masiva del colectivo docente.

Anpe ha concluido que comparten el objetivo, "pero no las formas". Así instan a que se convoque de manera inmediata la Mesa de Negociación, algo que reclama a la Consejería.