Asturias ultima un protocolo para la acogida de refugiados de Siria, con unas 400 plazas

Publicado 27/04/2016 14:12:11CET

OVIEDO, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del Principado de Asturias ultima un protocolo para la acogida de refugiados de Siria que estima un mínimo de 400 plazas, convirtiéndose en la segunda comunidad, tras Cantabria, en contar con un proyecto para la atención a personas exiliadas.

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, ha resaltado este miércoles que Asturias nunca ha puesto un límite a la acogida de refugiados "dentro de parámetros razonables" y ha justificado la iniciativa ante la ausencia de un plan estatal que cuente con las comunidades y los ayuntamientos.

El protocolo de acogida incluye los recursos habitacionales, los servicios disponibles y los mecanismos de integración hasta un total de 50 actuaciones con las que el Principado pretende "garantizar la atención integral" a este colectivo.

Martínez ha informado, tras el Consejo de Gobierno, de que la Administración autonómica aportará 187 de las 401 plazas inicialmente ofertadas, los ayuntamientos asumen 94, las organizaciones no gubernamentales (ACCEM y Cruz Roja) un total de 116, y otras cuatro son asumidas por particulares.

En el ámbito educativo, el protocolo incorpora medidas previas a la acogida del alumnado para abordar la eliminación de barreras de acceso a la educación como el transporte escolar, el servicio de comedor, los recursos materiales y la disponibilidad de profesores de inmersión lingüística. También contempla orientaciones para la acogida sociolingüistica y la intervención en aquellos casos que existan heridas psicológicas de guerra.

Desde la perspectiva sociosanitaria, se busca garantizar el acceso a la asistencia y la aplicación de los protocolos de vacunación en caso de que sea necesaria su activación. Incluye medidas de asesoramiento y apoyo a mujeres refugiadas víctimas de violencia de género, con la asistencia jurídica a través del turno especial contra el maltrato, y prevé también la posibilidad de atender a aquellas en situación de dependencia, discapacidad o desprotección con todos los recursos públicos disponibles.

Asimismo, en el plano laboral, se pretende incorporar recursos para facilitar la empleabilidad del colectivo con acciones en información, orientación y formación para aquellos realojados con más opciones de integrarse en el mercado laboral.

El texto fue presentado este martes a las ONG y esta tarde será analizado por el Consejo Asturiano de Cooperación en una reunión monográfica. A partir de mañana se abrirá un proceso de participación dirigido a representantes de este consejo y de las organizaciones especializadas para su aprobación definitiva en las próximas semanas.