El Ayuntamiento de Avilés apoya a la mujer que se llevó a sus hijos de Israel para evitar que vuelvan con el padre

 

El Ayuntamiento de Avilés apoya a la mujer que se llevó a sus hijos de Israel para evitar que vuelvan con el padre

Actualizado 24/07/2006 18:40:20 CET

Un fallo de la Audiencia obliga a devolver a los cuatro menores, que viven en Avilés desde hace año y medio, con la familia paterna El abogado del padre dice que la madre apartó a los menores "de su cultura, de su educación y de su entorno"

AVILÉS, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Avilés, a través de la concejalía de la Mujer, expresó hoy su apoyo a María Amor González Rodríguez, una mujer acusada de llevarse irregularmente a sus cuatro hijos de Israel hace ahora año y medio. La intervención del Consistorio se produce después de que se haya dictado firme un auto de la jueza de la sala número 5 de Avilés, basado en una resolución de la Audiencia Provincial, en el que se ordena el regreso de los cuatro menores a Israel.

Esta resolución es, no obstante, contradictoria a un fallo dictado por la sección Primera de la Audiencia Provincial de Oviedo, que anula las actuaciones realizadas hasta el momento y que obligaría a reanudar el procedimiento judicial.

María Amor González Rodríguez compareció hoy en el Ayuntamiento de Avilés acompañada por su abogada, Tarsila Hernández; la edil de la Mujer, la socialista Ana Concejo, y la portavoz de la comunidad judía en Asturias, Aida Oceranski. En el transcurso de la comparecencia, la letrada explicó el devenir de un proceso judicial iniciado con la llegada de González Rodríguez a Avilés acompañada de sus cuatro hijos, y que ha derivado, por ahora, en la resolución que ordena el retorno de los menores (que poseen doble nacionalidad) a su país natal con su padre.

María Amor González Rodríguez se casó con el padre de sus hijos en Miami y posteriormente se fueron a vivir a Israel. Los niños, con edades comprendidas entre los 8 y los 14 años, nacieron en Israel y se criaron allí hasta hace año y media cuando abandonaron el país acompañados de su madre.

La abogada de la madre expresó hoy su preocupación por el caso y cuestionó el hecho de que la Audiencia emita "dos resoluciones contradictorias". La abogada da por hecho que, a la vista de la situación, los niños podrían verse obligados a regresar a Israel "sin un juicio" sobre su custodia.

Por su parte, el abogado del padre de los menores, Abel Isaac Bedoya, mostró hoy en declaraciones a Europa Press su sorpresa por una comparecencia de prensa "de la que no se ha informado", e indicó que "el origen de este caso no es, ni más ni menos, que un secuestro de menores" que "ha derivado en otras cuestiones" que han dilatado el proceso "por más de un año".

El letrado precisó que "de lo que se trata es de que los niños vuelvan con su padre" ya que "la Administración judicial israelí determinó que su madre se había ido con ellos de forma incorrecta". Así, una vez en Israel, "se habría de celebrar el juicio de separación que determinaría la custodia de los niños y el régimen de visitas".

La edil Ana Concejo y Aida Oceranski apelaron a las dificultades con las que contaría González Rodríguez para regresar con sus hijos a España legalmente. "Dentro de dos meses nos podemos encontrar con que el proceso es definitivamente nulo y con los niños en Israel, y nadie nos puede asegurar que, si van, vayan a volver", señaló Concejo. Así, la concejala abogó por "esperar antes de que se tome una decisión irreversible".

Oceranski, por su parte, señaló que la mujer "tenía todas las de perder" ante un proceso judicial en Israel, ya que "la custodia, según la tradición judía, recaería en manos del padre" (cuyo matrimonio habría de ser disuelto por un rabinato) y la mujer carece de "los apoyos" con que cuenta en Asturias ante un proceso "según la ley civil de Israel".

Durante la rueda de prensa, se hizo especial hincapié en la necesidad "de que se escuche la opinión de los niños", que se encuentran "perfectamente integrados y escolarizados". También se aludió al hecho de que "allí se está casi en un estado de guerra", a "40 minutos de la franja de Gaza", según señaló González Rodríguez.

No obstante, la mujer indicó que el principal motivo por el que no quiere que sus hijos regresen a su país natal es "que su padre no es la persona más adecuada" con la que convivir. A este respecto, el letrado del padre minimizaba hoy "el problema del peligro en Israel", toda vez que "su familia vive a 500 kilómetros de una zona conflictiva".

REPLICA DEL ABOGADO DEL PADRE

El letrado, por su parte, negó algunas de las acusaciones vertidas por la abogada de la mujer en relación a la deriva del proceso judicial cuya demora "ya ha provocado quejas de la Administración judicial israelí y ante la Abogacía del Estado" por "dilaciones innecesarias".

El abogado indicó que, el hecho de que "su madre se llevara corriendo a los cuatro niños", les ha apartado "de su cultura, de su educación y de su entorno". "No valoro las motivaciones afectivas de esta mujer, ni con quién deberían estar sus hijos", añadió el letrado. "Pero de lo que se trata es de si esta mujer vulneró o no la ley israelí, y la Audiencia Provincial de Asturias ya ha dicho que los niños deben retornar a Israel".

María Amor González Rodríguez, por su parte, apeló hoy a la sensibilidad de las Administraciones para que permitan que sus hijos permanezcan en Avilés, ciudad en la que nació hace 37 años, hasta que se resuelva la separación formal del matrimonio. "Salí con cuatro maletas y cuatro vidas, si me los quitan no me queda nada. No me parece justo", indicó después de señalar que su marido "nunca se ocupó" de unos niños a los que ha visto "dos veces" desde que ella regresó a Asturias hace año y medio.

Ese periodo, sin embargo, es al que el letrado del padre considera que se ha llegado por "ardides legales" apoyados en "la afortunada sensibilización existente en España ante los casos de violencia doméstica". Según el abogado, "la denuncias de amenazas" presentadas por la madre y "que luego hemos desacreditado" a lo largo de la deriva judicial del caso, han permitido "dilatar el proceso y llegar a esta situación".

La abogada de la madre también reprocha a la parte contraria dilaciones en el caso, mediante la solicitud de suspensión de vistas, "una de ellas porque coincidía con una fiesta judía". Además, asegura que la hija mayor del matrimonio se confesaba "aterrorizada" porque su padre, presuntamente, "la amenazó con que iba a volver a Israel con él" al tiempo que la llamaba "indigna" por vestir "pantalones vaqueros".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies