La Balesquida repartirá casi 7.000 'bollos preñaos' para conmemorar sus fiestas

Integrantes De La Sociedad Protectora De La Balesquida
EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2012 16:10:28 CET

La programación incluye festejos populares, celebraciones religiosas e iniciativas culturales

OVIEDO, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La Cofradía de la Balesquida repartirá el Martes de Campo, día grande de las fiestas, casi 7.000 'bollos preñaos' y numerosas botellas de vino entre sus cofrades y socios para conmemorar una fiesta local cuyos orígenes de remontan a una procesión del siglo XIV.

Así lo han anunciado este viernes, en rueda de prensa, el presidente de la Sociedad Protectora, José Antonio Alonso, que ha estado acompañado por el vicepresidente, Javier Gómez Tuñón y la tesorera, María de la Luz Miraflores.

Durante su intervención, Alonso ha explicado que la programación de este año se abrirá el martes, 22 de mayo, con el pregón del periodista y escritor Juan de Lillo, que se celebrará a las 20.00 horas en el Teatro Filarmónica. Los festejos continuarán hasta el 29 de mayo con la Cabalgata del Heraldo, el torneo infantil de ajedrez, el concierto de la Banda de Música 'Ciudad de Oviedo', la alborada musical, el Festival de Canción Asturiana y los campeonatos de forcao, tiro a la rana y bolos.

Paralelamente, se desarrollarán una serie de actos religiosos, que se inaugurarán con la procesión de traslado de la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza, el miércoles, 23 de mayo, a las 19.30 horas. Además, habrá misas en la Capilla de la Balesquida.

Gómez Tuñón ha añadido que estas fiestas también contarán con un bloque cultural, que incluye el pregón, la publicación de la revista anual y la pinacoteca, ubicada en la sede de la Balesquida.

EL PAPEL DE LOS ABUELOS

El presidente de la Sociedad Protectora ha explicado que el número de socios se mantiene estable, a pesar de la crisis. El mérito, ha dicho, es de los abuelos, los más preocupados por incluir a las nuevas generaciones en la Balesquida.

Sin embargo, los más jóvenes está desvinculándose de esta tradición aunque, en cualquier caso, "no es alarmante", ha añadido.