Baragaño y Lourido empatan en las elecciones a presidir la Cámara de Comercio de Gijón

Laureano Lourido
EUROPA PRESS
Actualizado 17/10/2011 16:46:16 CET

Los candidatos descartan firmar un pacto conjunto y volverán a repetirse las votaciones este miércoles

GIJÓN/OVIEDO, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los dos candidatos a presidir la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño y Laureano Lourido han conseguido este lunes 25 votos a favor cada uno, por lo que la elección ha sido aplazada como así ocurrió en las últimas elecciones entre Luis Arias de Velasco y Félix Baragaño. La nueva votación ha sido convocada para este miércoles, a las 20.00 horas.

La elección llega tras una dura polémica después de que los dos candidatos y el presidente saliente, Luis Arias de Velasco, se hayan cruzado reproches en torno a la ruptura del pacto suscrito hace año y medio al pactar una candidatura única.

Asimismo, de producirse un nuevo empate técnico este miércoles, deberán convocarse las votaciones en un plazo de 24 horas. Si el resultado es el mismo, el candidato que represente a la empresa de mayor antigüedad en la Cámara tendría un voto de calidad, que decantaría la designación de presidente hacia uno de ambos lados. En este caso, sería la de Baragaño.

SIN POSIBILIDAD DE NUEVO PACTO

Este, por su lado, a la salida de las votaciones, ha mostrado su sorpresa después de empatar por segunda vez -la primera hace algo más año y medio-- en las elecciones camerales. No obstante, ha precisado que en esta ocasión es peor, ya que cuando disputó la Presidencia a Luis Arias de Velasco eran unas elecciones "legítimas" en las que se pactó un periodo de legislatura de cuatro años, que fue votado por 34 personas.

"Aquel era el camino del consenso", ha contrapuesto a la situación actual, en la que Lourido, firmante entonces de ese pacto, presentó su candidatura a pesar de ello. "No vamos por el buen camino", ha lamentado, al tiempo que ha descartado que pueda volver a producirse una candidatura conjunta de nuevo. "Un pacto depende de dos, y puedo decir que yo no voy a pactar", ha asegurado.

Sobre la mayor diferencia entre ambas candidaturas, ha opinado que él es un empresario y Lourido no, además de que sabe cuál es la valía del personal de un sitio, mientras que su contrincante parece que no lo conoce. A esto ha sumado que se está haciendo una Cámara a espaldas de las empresas y de los profesionales de esta. "Se están haciendo cosas a las cuales no les encuentro sentido y yo trataba de poner un poco de sentido común a todo esto", ha apostillado.

Baragaño ha dicho conocer si habrá gente que cambie de opinión de cara a la votación de este miércoles. Ha incidido, asimismo, que la vez anterior se firmó "un pacto de caballeros" y que estaba sometido al Reglamento del Régimen Interior de la Cámara, por el que se prevé que debe de haber unas elecciones tras la dimisión del presidente cameral. Para él, si hubo algún punto suelto, es el incumplimiento de una serie de personas pero el propio acuerdo en sí es "perfectamente claro y diáfano", ha manifestado.

Pese a todo, no ve obstáculo a que gane quien gane la Cámara será gobernable. A su juicio, el que pierda debería dejar el camino libre al otro para poder marcar las pautas y lo que considere su estilo para el futuro de la Cámara.

Sobre si alguien debería dimitir de su cargo en la Ejecutiva de la Cámara de la candidatura que no gane, ha apuntado que eso "dependerá mucho de cada uno". Ha agregado que hay personas que representan empresas e incluso asociaciones e instituciones de una forma directa o indirecta, por lo que es una cuestión que debería cada cual comentarlo con su círculo para decidir hasta qué punto sigue implicado o no o si es sustituido por otro representante.

También ha negado que propusiera alguna vez destituir al director general de la Cámara, Camilo José Vázquez, y ha apuntado que este es un "brazo ejecutor" de lo que se decida en la institución. "No deja de ser una patraña más", ha indicado en torno a la destitución. Además, ha aclarado que es "impensable" un Consejo afín, ya que las personas que hay en el Comité Ejecutivo se las eligió por cuatro años y seguirán todas, salvo quien no quiera. "Cómo me van a acusar de algo que no puedo hacer", ha remarcado.

CAMBIO EN EL VOTO

Lourido, por su parte, ha reconocido que la cosa está "reñida", algo que ha considerado "bueno" al ser un ejercicio de que la Cámara está "muy viva". Asimismo, ha explicado que en caso de repetirse los empates, por dos veces más, sería la empresa de Baragaño la que tendría el voto de calidad, ya que a la que él representa tiene solo seis años. No obstante, se ha mostrado seguro de que alguien cambiará su voto este miércoles y se ha remitido al refrán "cuatro españoles, cinco opiniones".

Asimismo, ha descartado, como lo hiciera también Baragaño, que pueda firmarse un nuevo pacto como el suscrito hace año y medio. También se ha desmarcado del cruce de acusaciones entre Baragaño y Arias De Velasco y ha señalado que lo que le interesa personalmente es su propia opinión "acertada o equivocada".

Sobre la afirmación de su contrincante de que fue De Velasco quien promovió su candidatura, ha asegurado que le afecta "lo mismo que el que decían que era un traidor". Lourido ha indicado que sería tener "un espíritu muy pobre" por su parte y ha añadido que la gente cercana y su familia sabe realmente cómo es.

Respecto a qué haría si es escogido presidente, ha adelantado que sacaría de la UVI a la Cámara, que es lo primordial, aunque ha reconocido que sobre el cómo habrá que sentarse a trabajar. Eso sí, no ha dado por sentado la necesidad de un ERE y ha incidido en que fueron otros quien pusieron esa palabra en su boca. "Nadie me escucharía a mí voy a hacer un ERE y a echar a 44", ha recalcado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies