Condenadas a dos años la madre y la abuela que sacaron a una niña de un centro de protección de menores

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Condenadas a dos años la madre y la abuela que sacaron a una niña de un centro de protección de menores

Acusada de sustracción de menores.
EUROPA PRESS
Publicado 07/10/2016 14:51:20CET

OVIEDO, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

La madre y la abuela acusadas de un delito de sustracción de menores por sacar a su hija y nieta de un centro de protección de menores, el 24 de febrero de 2015, han sido condenadas a dos años de prisión cada uno. La sentencia dictada por el juzgado de lo penal número 2 de Oviedo ha sido dada a conocer este vienres.

El fallo considera como hecho probado que las dos acusadas acudieron el mencionado día al centro "de forma voluntaria y espontánea con la intención de llevarse a la niña". lo que lograron "pese a la oposición de la educadora, que les advirtió de las consecuencias de tal acción". Las mujeres aseguraron habían asegurado ante la juez que lo hicieron con el total consentimiento de las educadoras que estaban al tanto de la niña, que además "llamaron por teléfono para pedirles que fueran a por ella".

Señala además el fallo de que no reintegraron a la menor al centro, trámite que efectuó la Policía Nacional tras proceder a la detención de ambas, el 3 de marzo del mismo año. La juez considera que los hechos son constitutivos de un delito de sustracción de menores. Ante el fallo, cabe recurso de apelación que resolverá la Audiencia Provincial.

La Fiscalía sostenía que, el día 24 de febrero de 2015 las dos acusadas acudieron al centro con la intención de llevarse a la niña, pese a que ambas conocían la resolución administrativa y su alcance. y considera que los hechos son constitutivos de un delito de sustracción de menores por lo que solicita que se condene a cada una de las acusadas a dos años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

La madre de la menor, en declaraciones en el juicio y en declaraciones a los medios de comunicación había insistido en que "nunca jamás quiso hacer daño a la niña, ni llevársela por la fuerza" y ha añadido que "nadie le impidió sacarla del centro, porque incluso las despidieron con un beso cuando fue a recogerla".

Explicó que estaba en casa "viendo la tele" cuando la llamaron las educadoras para decirle que "su hija no paraba de llorar y debería ir a por ella cuanto antes mejor".

La acusada indicó que, si bien la niña fue trasladada a un centro por las dificultades económicas que padecía y la falta de recursos, ahora vive con ella en una "vivienda grande y en condiciones y va todos los días a clase como una niña normal".
-

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies