Condenan por homicidio a siete años y medio de cárcel a un hombre que apuñaló a otro en Oviedo

Publicado 07/07/2014 12:13:30CET

OVIEDO, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

El magistrado presidente del Tribunal del Jurado de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo, Agustín Pedro Lobejón Martínez, ha condenado a J.T.T. a siete años y seis meses de prisión por el homicidio de D.S.S., de 23 años, que tuvo lugar en Oviedo el 29 de octubre de 2012, con los atenuantes de confesión y toxicomanía.

En la sentencia, frente a la que cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), además de la inhabilitación para el sufragio pasivo y el pago de las costas procesales, se declara la obligación del condenado a indemnizar a los padres del fallecido en 50.000 euros para cada uno y, a cada uno de los tres hermano de la víctima, en 18.000 euros. El fallo prorroga, además, la prisión provisional de J.T.T, mayor de edad y sin antecedentes penales, hasta la fecha límite del 29 de julio de 2016.

Según el relato de los hechos, la noche del domingo 28 de octubre de 2012 el condenado, J.T.T, se encontraba en el domicilio que compartía con su novia en compañía de ésta y dos amigos. Sobre las 01.00 horas del lunes 29 de octubre, se dirigió junto a uno de sus amigos al bar 'Belliard' de la calle Independencia de Oviedo.

Al llegar a La Losa dejaron las bicicletas apoyadas en una barandilla y, cuando se disponían a bajar las escaleras, vieron a un amigo del fallecido P.E.P., que se dirigía hacia ellos mientras circulaba en su coche el fallecido, D.S.S., acompañado por otro hombre F.E.R.L., que también se dirigieron hacia ellos.

Dado que el condenado le debía dinero al fallecido, al verle huyó abandonando su bicicleta, marchando su amigo en la suya en otra dirección. Cuando el condenado llegó a su casa y contó lo ocurrido a su novia y un amigo, éste le dijo que volviera al bar en busca del amigo que no había regresado.

Sobre las 02.20 horas, cuando el condenado se encontraba a la puerta del bar, aparecieron en coche el fallecido con su amigo, P.E.P, y se detuvieron en la calzada de la calle Independencia. El fallecido salió del vehículo con un palo en la mano y se dirigió hacia el condenado que, valiéndose de un cuchillo de unos 11 centímetros de hoja ligeramente dentada, le propinó una puñalada que le seccionó parcialmente la aorta, originando una severa hemorragia interna que le causó la muerte sobre las 04.15 horas en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), a donde fue trasladado en coche por su amigo P.E.P.

Tras los hechos, J.T.T. abandonó el lugar, entregándose posteriormente a la Policía. Primero dijo que había tirado el cuchillo en una papelera, reconociendo después que lo había dejado en el domicilio que compartía con su novia. El arma fue entregada por su madre.

En el vehículo de la víctima se recuperó la bicicleta utilizada por el acusado, así como dos tramos de un taco de billar que no encajaban entre sí, por faltar la pieza de articulación entre ambos.

En la sentencia se apunta que el fallecido golpeó al menos una vez con la mitad de un taco de billar al acusado y éste le clavó el cuchillo, que cogió de su domicilio antes de regresar al bar, como medida defensiva, en vez de optar por exhibirlo o huir.

Asimismo, se apunta que el acusado, al enterarse del fallecimiento se entregó a la Policía sobre las 12.30 horas del mismo día de los hechos, admitiendo lo ocurrido y revelando a las pocas horas el paradero del cuchillo.

El condenado era dependiente del hachís y consumidor habitual de cocaína, "lo que disminuía en gran medida su capacidad de entender y decidir", según se indica en la sentencia, en la que su toxicomanía ha sido considerada atenuante junto con la confesión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies