Un conductor se enfrenta a cuatro años de prisión por provocar accidentes en Llanes, con un muerto y diez heridos

Publicado 26/03/2018 14:22:33CET

OVIEDO, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita cuatro años de prisión y seis de retirada del carné de conducir para un conductor acusado provocar la muerte de un peatón y diez heridos en cuatro accidentes consecutivos en Llanes en agosto de 2015. La vista oral está señalada para este martes, 27 de marzo, en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, a las 11.00 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre las 13.40 horas del día 7 de agosto de 2015, el acusado circulaba por la localidad de Posada de Llanes con el vehículo de su propiedad Hyundai Santa Fe. Cuando lo hacía por la calle denominada Camino del Cuartel de la Guardia Civil, carretera que finaliza en el cruce de incorporación a la carretera general AS-263, debido a que circulaba sin prestar la mínima atención a las circunstancias de la circulación y a velocidad excesiva, atropelló a un peatón, que caminaba en hilera, junto con otras tres personas, por la orilla derecha de la calle, en el último lugar de la fila.

Tras el atropello, en lugar de detenerse, el acusado continuó circulando a toda velocidad hasta rebasar el cuartel de la Guardia Civil, donde giró a la derecha, pasó por encima de unos setos, se introdujo en una zona ajardinada y arremetió contra otra persona, que caminaba por el lugar de espaldas al vehículo y no pudo evitar el atropello. A consecuencia del mismo fue lanzado por los aires, hasta la carretera general AS 263.

Posteriormente, el acusado, en lugar de detenerse, volvió a la calle Camino del Cuartel, continuó circulando a toda velocidad hasta golpear al vehículo Chrysler Voyager que se encontraba detenido al final de la calle Camino del Cuartel ante la señal de stop, esperando para acceder a la carretera general AS-263. A consecuencia del golpe fue lanzado hacia esa carretera en el momento en que por la misma circulaba el vehículo Audi Q7 al que golpeó. Tras el golpe, el Audi Q7 volvió a ser golpeado por el vehículo conducido por el acusado, que solamente así detuvo su marcha, ya que nunca frenó para hacerlo.

Según explica el fiscal, en todos los casos los atropellos se ocasionaron en tramos rectos con buena visibilidad, en horas diurnas, en calle con doble sentido de circulación, sin tráfico en sentido contrario, con más de dos metros de anchura para cada sentido, donde existía un límite de velocidad genérico de 50 Kilómetros por hora, con firme en buen estado, nublado y con lluvia intermitente de distintas intensidades.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de los delitos contra la seguridad vial por conducción temeraria, de homicidio y de lesiones por imprudencia con vehículo a motor.