Culpar al impuesto de Sucesiones del aumento de renuncias a herencias en Asturias "no se sostiene", dice Carcedo

  La Consejera De Hacienda Y Sector Público, Dolores Carcedo
ARMANDO ÁLVAREZ
Publicado 20/04/2017 14:37:09CET

OVIEDO, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Hacienda del Gobierno asturiano, la socialista Dolores Carcedo, ha negado que el incremento de renuncias a herencias que pueda haberse registrado en Asturias se deba a la regulación del impuesto de Sucesiones. Se trata de un argumento que "no se sostiene", ha dicho.

En el pleno de la Junta General del Principado de Asturias (JGPA) y en respuesta al diputado de Foro Pedro Leal, Carcedo se ha referido a los datos del Consejo General del Notariado que, ha explicado, reflejan que las herencias en España se han triplicado en el periodo 2007-2016. Sin embargo, el aumento ha estado en Asturias por debajo de la media, ha insistido.

Por lo tanto, ha argumentado que la razón del incremento de las herencias no ha de buscarse en la regulación de la comunidad autónoma, ya que en otros territorios como Canarias o Madrid, donde se paga bastante menos por Sucesiones que en Asturias, las renuncias han aumentado más que en el Principado.

Dolores Carcedo se ha referido a otro tipo de causas para ese tipo de renuncias, en base al criterio de los técnicos y que estarían relacionadas con la crisis, las cargas hipotecarias y las dificultades para poder vender inmuebles.

Las explicaciones de Carcedo, sin embargo, no han convencido al diputado de Foro Pedro Leal, quien ha dicho que el Gobierno asturiano se ha quedado con las herencias de 1.632 asturianos. "Por eso más de 125.000 firmas les exigen de forma urgente que cambie el rumbo", ha añadido, en referencia a la plataforma asturiana que pide la supresión de Sucesiones.

"En Asturias, el Impuesto de Sucesiones es el paradigma de una fiscalidad injusta, abusiva, inmoral y confiscatoria, que pervive junto a una política económica errónea que nos sitúa a la cola en crecimiento y creación de empleo", ha lamentado Leal, que ha apuntado que un asturiano paga una media de 500 euros más al año en impuestos que otro ciudadano español. "Quien puede, huye, y quien no, queda condenado a ser esquilmado fiscalmente, llegando a renunciar a su herencia", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies