La defensa del acusado de intento de homicidio pide su absolución al alegar legítima defensa y toxicomanía

Actualizado 02/07/2009 19:49:51 CET

GIJÓN, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La abogada del hombre acusado de agredir a otro con arma blanca la noche de los Fuegos de Begoña en 2006, J.F.F., pidió hoy la libre absolución de su cliente al alegar legítima defensa y en todo caso, si fuera condenado, la pena de seis meses de cárcel por un delito de lesiones y no por el de intento de homicidio, por el que fue juzgado hoy, confirmaron fuentes jurídicas a Europa Press.

La defensa pidió que se apreciara para ello varias eximentes incompletas, como la de toxicomanía, trastorno psicológico derivado de un deterioro orgánico, además de la legítima defensa y miedo insuperable.

En este sentido, durante la vista oral celebrada en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Gijón, quedó patente que junto al cuerpo de la víctima se encontró una navaja, supuestamente perteneciente a ésta, mientras que se incautó otra al imputado.

Los hechos habían sido presenciados por una persona, quien declaró en el día de autos que había visto como acusado y víctima se estaban peleando. No obstante, este testigo falleció al día siguiente por causas naturales. También falleció tiempo después la propia víctima, aunque por causas ajenas a esta agresión. Por su parte, el acusado indicó en el juicio que no recordada nada.

Por su parte, la Fiscalía, que pide una condena de nueve años de cárcel por un homicidio en grado de tentativa, solicitó en las calificaciones definitivas que se le apreciara al acusado la atenuante de toxicomanía, mientras solicitó que no se aplicará ésta en el caso del quebrantamiento de condena, para el que mantuvo el año de cárcel.

Según las mismas fuentes, los hechos tuvieron lugar en la calle de Ramón y Cajal, de Gijón, el 14 de agosto de 2006. La Fiscalía sostiene que el imputado agredió a la víctima con un arma blanca durante el transcurso de una reyerta. Como consecuencia, la víctima, que entonces tenía 36 años, tuvo que someterse a diversas intervenciones quirúrgicas y de cirugía.

Asimismo, la Audiencia rechazó la prueba solicitada por la defensa, para evaluar el estado de salud del imputado. El juicio había tenido que suspenderse el pasado 4 de febrero al encontrarse enfermo el acusado, que se encuentra en prisión preventiva, en el centro penitenciario de Villabona.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies