La defensa del hombre condenado a 20 años por matar a un vecino con una guadaña recurrirá al Supremo

Actualizado 16/07/2009 20:30:24 CET

OVIEDO, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La defensa del hombre condenado por la Audiencia Provincial de Oviedo a 20 años y medio de cárcel por el asesinato de un vecino con una guadaña en el concejo de Yernes y Tameza recurrirá ante el Supremo la sentencia, según confirmó a Europa Press.

Juan Antonio R., de 38 años, fue condenado, además de a la pena de cárcel, a quince años de alejamiento y el pago de una multa de 1.080 euros e indemnizaciones por más de 500.000 euros por los delitos de asesinato, amenazas y daños. La Audiencia aplicó la atenuante de alteración psíquica por consumo de drogas.

El recurso que presentará el abogado Luis Tuero se centrará en la enfermedad mental de Juan. Antonio R. así como la concurrencia de alevosía y ensañamiento. El letrado reclamará además una eximente completa o incompleta por el trastorno mental al considerar que el grado de afectación de sus facultativos intelectuales y volitivas era "de mucha intensidad".

El fiscal pedía para Juan Antonio R. 10 años de cárcel y 25 de internamiento, mientras que la acusación particular pedía 20 años de prisión para el acusado. Por otro lado, la defensa, solicitaba el internamiento del acusado en un centro psiquiátrico por un periodo de 10 años y reclamaba que se aplicase la eximente completa de enajenación mental.

Los hechos sucedieron el 12 de enero de 2007, cuando la víctima, Cesáreo Fernández Pando, de 63 años, llegó a Vendillés acompañado de su mujer sobre las diez de la mañana. Este vecino de Grado acudía normalmente casi todos los días hasta la pequeña localidad de Yernes y Tameza, donde mantenía propiedades y atendía las necesidades de su ganado.

Al llegar a su cuadra, Cesáreo observó que la construcción tenía algún desperfecto, como los cristales de la ventana rotos por lo que se bajó de su vehículo en el que viajaba con su mujer. En ese instante el acusado lo abordó y lo tiró al suelo propinándole varios golpes. Por último, le clavó una guadaña causándole la muerte.

La mujer de la víctima, Mari Luz Moutas, logró huir del lugar ante las amenazas del acusado y pidió ayuda a un vecino de un pueblo cercano que la trasladó en coche a la localidad de Murias en donde alertó a la Guardia Civil.

El agresor fue detenido en las proximidades del lugar de los hechos por la Guardia Civil. En la vista oral, el acusado pidió perdón a los familiares de la víctima y manifestó que está dispuesto a someterse a todo tipo de tratamientos para abandonar su adicción a la cocaína.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies