El detenido por asesinar a su pareja en Oviedo simuló que la mujer se había suicidado

Actualizado 10/04/2010 17:48:11 CET

El detenido, que finalmente reconoció los hechos, pasará mañana a disposición judicial

OVIEDO, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El hombre de nacionalidad portuguesa que fue detenido ayer en Oviedo como presunto autor de la muerte de una mujer de 47 años preparó la escena del crimen para hacer creer a los agentes que su pareja, con quien convivía desde hacía cuatro años, se había suicidado.

Según informó la Policía Nacional en una nota de prensa, el hombre pasará mañana a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Oviedo, tras prestar hoy declaración y reconocer los hechos, ante las pruebas aportadas.

El Servicio de Atención a la Familia de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, especializado en el tratamiento de la violencia de género y familiar, ha determinado que entre la víctima y el presunto autor del crimen existía una relación de pareja y ambos convivían desde hacía cuatro años. Al parecer, según se desprende de la declaración del detenido, la mujer le había propuesto acabar con esta relación, si bien, él se negaba.

"QUERÍA ENVENENARME"

El hombre, además, estaba convencido de que ella quería envenenarlo, lo que motivó una discusión esa misma mañana, que le llevó a arrojar la comida a la basura. Tras esa discusión, el hombre apuñaló a la mujer y la dejó acostada en el dormitorio que compartían.

A partir de ese momento, preparó una escena destinada a hacer creer a la Policía que la muerte de su compañera se debía a un suicidio. Para ello, entre otras precauciones, le colocó una de sus manos agarrando el cuchillo y en la otra le puso un teléfono móvil.

Finalizado el trabajo, se cambió de ropa y se dirigió a la puerta para salir, si bien se dio cuenta que la llave se había roto dentro de la cerradura. Todos sus esfuerzos para abrir la puerta fueron inútiles.

Tras pasar toda la mañana en el piso, se decidió a llamar a un familiar de la víctima. Ante la ambigüedad de la llamada y el temor de que les hubiera pasado algo, la mujer se trasladó hasta el domicilio, y ante la imposibilidad de abrir la puerta decidió llamar a la Policía.

Cuando se accedió al interior, el hombre hizo entender a los agentes que su pareja estaba en la cama y que ella misma había cogido un cuchillo y se lo había clavado. Sin embargo, la inspección técnico policial llevada a cabo por un equipo formado por miembros especializados en la investigación de homicidios y por la Policía Científica echaron por tierra la tesis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies