Detenido un vecino del Cerillero, Gijón, que repartía droga en bicicleta

Publicado 11/07/2018 12:59:58CET

OVIEDO/GIJÓN, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un vecino del Cerillero, en Gijón, de 55 años y con antecedentes policiales, ha sido detenido por la Policía Nacional por repartir droga entre toxicómanos del barrio a bordo de su bicicleta.

Según ha informado la Policía, en el registro de su vivienda se intervinieron 220 gramos de cocaína, distribuida tanto en papelinas como en trozos más grandes, 320 gramos de hachís, pequeñas cantidades de marihuana, balanzas de precisión, cinco teléfonos móviles y 12.000 euros.

La investigación se inició a principios del mes de junio por informaciones de vecinos de la Calzada que alertaban de que un residente de la zona del Cerillero se dedicaba a repartir drogas entre los consumidores habituales. Los trabajos policiales permitieron corroborar la existencia de este tráfico de drogas y que el autor hacía la distribución de la sustancia estupefaciente montado en una bicicleta.

El detenido frecuentaba los parques de la Algodonera, la iglesia de Fátima, El Lauredal y el Cerillero y contactaba con los toxicómanos del barrio para aprovisionarlos de la sustancia requerida. Los pedidos se realizaban a pie de calle, en esos contactos diarios o a través de llamadas a los teléfonos móviles que siempre llevaba consigo, cinco líneas, cuyo número variaba a menudo para dificultar su localización por los Cuerpos de Seguridad.

Una vez corroborada su participación en esta actividad ilícita, el hombre fue detenido en el parque Julián Besteiro a bordo de su bicicleta. En el registro posterior de su piso, se le intervinieron 220 gramos de cocaína, 320 de hachís, 90 gramos de marihuana, balanzas, teléfonos móviles, sustancias de corte, algunas joyas y 12.000 euros.

La droga, estaba oculta en las ollas y los cazos de los armarios de la cocina y, el dinero, aunque estaba repartido en cestitas de mimbre por todas las estancias de las casa, la principal cantidad de efectivo fue encontrada bajo uno de los asientos del sofá del salón.

Contador