Detenidos dos hosteleros en Gijón por usar su negocio para vender drogas

Publicado 23/10/2017 15:59:52CET

La Policía clausuró los dos establecimientos y precintó un tercero por distintas infracciones

GIJÓN, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Local de Gijón han detenido este pasado fin de semana a los encargados de dos locales de hostelería que utilizaban su negocio para la venta de estupefacientes, según una nota de prensa del Ayuntamiento. Las detenciones se llevaron a cabo tras las quejas ciudadanas recibidas y se decretó el cierre de ambos locales.

Uno de los arrestados,N.A., de nacionalidad marroquí pero vecino de Gijón y de 36 años, era el responsable de una sidrería de la carretera del Obispo. Este fue detenido después de que intentara huir del local y tratara de deshacerse de varios trozos de hachís, así como de una balanza de precisión. En la requisa del local, llevada a cabo por dos guías caninos de la Policía Local, se ocuparon otros útiles, así como cierta cantidad de dinero.

Menos de 24 horas más tarde fue detenido el segundo hostelero, quien regentaba un local en la calle Río Sella. El hombre, C.P.R., de nacionalidad española, 53 años y vecino de Gijón, fue detenido también por un supuesto delito contra la salud pública. La Policía intervino en el local dos móviles, navajas, cierta cantidad de dinero, y distintas sustancias estupefacientes, así como útiles para su distribución.

Con la ayuda de los guías caninos, se pudo localizar también una bolsa con varios gramos de supuesta cocaína, que el detenido guardaba dentro de un rollo de papel higiénico que se encontraba en un altillo de la cocina. En este caso, se denunció igualmente a varios clientes por estar en posesión de distintas cantidades de estupefacientes.

También fue precintado un tercer local, el pasado viernes en la calle Almacenes, por distintas infracciones y se procedió a la denuncia de otros cuatro locales de hostelería en las calles Rufo García Rendueles, Claudio Alvargonzález y Río Cares, por infracciones varias como infringir el horario de cierre, funcionar con música amplificada sin permiso, permitir fumar en el interior del establecimiento, carecer de seguro o funcionar con música amplificada fuera del horario permitido.

La Policía Local de Gijón también ha realizado durante el fin de semana más de 500 pruebas de alcohol y drogas, con el resultado de ocho denunciados en vía administrativa por superar las tasas de alcohol y uno por conducir con drogas en su organismo. Además, se produjo la detención de siete conductores como presuntos autores de sendos delitos contra la seguridad vial, en todos los casos, por altas tasas de alcoholemia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies