Detenidos dos de los máximos distribuidores de hachís en Asturias

Actualizado 28/04/2011 17:36:11 CET

OVIEDO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional de Oviedo han detenido a dos hombres naturales de Oviedo y con domicilio en la ciudad a los que considera dos de los máximos distribuidores de hachís en el Principado. Los policías han intervenido 107 kilos de droga en un garaje. La intención de los detenidos era, supuestamente, acondicionarlo como laboratorio para adulterar y empaquetar droga, sobre todo hachís y cocaína.

El garaje está ubicado en el barrio de la Argañosa de Oviedo. Su descubrimiento fue relacionado desde el principio con las últimas operaciones llevadas a cabo por el Grupo de Estupefacientes de la Jefatura de Policía y que les llevó a determinar que la mercancía escondida en el garaje, con toda probabilidad, procedía de alguna de las personas que recientemente había sido detenida por tráfico de drogas.

Los traficantes habrían decidido mantener un prudente distanciamiento hasta asegurarse de que al ir a recoger su mercancía no iban a ser detenidos.

El foco de atención en un primer lugar se dirigió hacia el propietario del garaje. El hombre fue llamado a declarar ante el grupo de investigación para conocer su posible participación en los hechos quedando desvinculado de la trama tras comprobar que lo había alquilado a un individuo hacia unos meses.

Este individuo se había puesto en contacto con el propietario para alquilar el garaje. El acuerdo era que le pagaría las mensualidades en mano y en metálico, pero desde hacía tres meses, el pago no se había efectuado.

Esta circunstancia confirmó la hipótesis de que este individuo, con antecedentes policiales por tráfico, sería uno de los traficantes que tendría miedo a acercarse al lugar tras haber sido detenido alguien de su grupo.

Los integrantes del Grupo de Estupefacientes de Oviedo encontraron dentro del garaje 107 Kilos de hachis, sustancia para corte, balanzas de precisión y bolsas de plástico.

La cantidad de hachis alcanzaría un valor de 157.000 euros en la reventa y equivaldría a la mayoría de la distribución de esta sustancia que se consume en Asturias.

El material de sustancia para corte, los gorros para el pelo los recortes de bolsas de plástico y las balanzas de precisión que fueron encontrados, ponían en evidencia que su intención era convertir el garaje en un laboratorio donde pesar, mezclar y empaquetar sobre todo cocaína. La investigación logró desarticularlo antes de que se materializara.

Los investigadores sospechas que puedan existir otros garajes que estén siendo utilizados por traficantes como centro de almacenaje tanto de la sustancia como del resto de elementos que necesitan para poner en marcha su "negocio".