Los dos españoles rescatados pensaron que iban a morir durante el secuestro

Actualizado 17/06/2013 11:06:50 CET

Después de la dura experiencia del secuestro, Ángel le propuso matrimonio a María Concepción, que aceptó con un contundente 'sí'

BOGOTA/OVIEDO, 17 Jun. (Reuters/EP) -

Los dos españoles que fueron secuestrados el pasado 17 de mayo en Colombia por una banda de delincuentes y que fueron rescatados sanos y salvos el pasado sábado creían que sus captores les iban a matar y han denunciado maltrato físico y psicológico.

Un día después de haber sido liberados por la Policía cerca de la ciudad de Maicao, en el noroeste de Colombia, María Concepción Marlaska y Ángel Fernández Sánchez han contado este domingo su historia a los periodistas.

La pareja fue secuestrada el pasado 17 de mayo cuando iba en un vehículo de alquiler hacia el Cabo de la Vela, un lugar turístico ubicado en el norte de Colombia. Marlaska y Fernández fueron detenidos por un grupo armado que en un principio pretendía atracarles, pero que al advertir su acento decidió secuestrarles.

"El primer día fue muy, muy traumático, (...) estábamos convencidos de que nos iban a matar", ha dicho Fernández, de 49 años. "Nos dijeron que nos metiéramos en el coche, que era un atraco (...) y yo me negué", ha añadido Marlaska, de 43 años. "Entonces me golpearon en la cabeza (...), nos metieron en el coche, nos apretaron para abajo y nos llevaron, ya no sabemos ni dónde, ni cuánto tiempo", ha indicado.

PERDIENDO LA NOCIÓN DEL TIEMPO

El grupo de delincuentes comunes exigía 500.000 euros como rescate por los ciudadanos españoles. Parte del dinero fue cobrado por un empresario español y otro de origen sirio capturados por la Policía española, en un operativo que ha permitido localizar a Marlaska y Fernández.

Durante el cautiverio los extranjeros han dormido en hamacas en caseríos habitados por indígenas y se han alimentado con comida típica de la región como carne de chivo.

"Perdimos la noción del tiempo, perdimos la noción de dónde estábamos", ha explicado Fernández, quien ha recordado las amenazas que recibía y ha celebrado estar libre y no encadenado "como un perro".

Después de la dura experiencia del secuestro Fernández le ha propuesto matrimonio a Marlaska, que ha aceptado con un contundente 'sí'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies