EDP invierte más de 8 millones en la revisión general de Soto de Ribera 3

Publicado 27/04/2017 16:09:48CET

OVIEDO, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La central térmica de Soto de Ribera está realizando la revisión general del grupo 3. Con estos trabajos, que suponen una inversión de más de 8 millones de euros, EDP "garantiza el funcionamiento de la instalación durante los próximos cuatro años, tanto en lo relativo a su disponibilidad y flexibilidad operacional como al cumplimiento de los requisitos de su Autorización Ambiental Integrada", indica la compañía en nota de prensa.

Durante esta revisión, EDP ejecuta diferentes proyectos de modernización y mejora en la instalación que concentra el uso del carbón nacional adquirido para la generación de energía eléctrica.
Los trabajos en esta actuación superan los 400 empleos, de 25 empresas diferentes, de las que el 60% son asturianas. "A estos hay que sumar los 100 empleos directos de la propia central y otros 120 que están destinados a la construcción de la planta de desnitrificación", señalan desde EDP.

Durante esta revisión se acometerán diferentes actuaciones que supondrán una optimización del funcionamiento y un aumento de la flexibilidad operacional de este grupo térmico. Entre estas actuaciones destaca la sustitución del fueloil y gasoil por gas natural en los arranques del grupo, con el consiguiente cambio de equipos e instalaciones asociados. EDP se convertirá, así, "en la primera compañía que pone en marcha este sistema en Asturias".

El uso de gas natural en los arranques reducirá, anualmente, un 25% las emisiones de CO2 -3.000 toneladas-, un 99% las de SOx -50 toneladas-, un 97% las emisiones de partículas -4 toneladas-, y un 27% las de NOx -5 toneladas-.

Además de las numerosas ventajas para la operación y el mantenimiento de los equipos de la central, el gas natural es un combustible más manipulable, limpio y que facilita los arranques del grupo, pues su combustión es mucho más estable que la del fueloil y el gasoil. Este cambio de combustible también evitará los riesgos que suponen tanto el transporte del gasoil y fueloil como su almacenamiento y mantenimiento en la central.

Otro de los trabajos destacados que EDP realizará durante esta revisión general es la adaptación de los calentadores de aire y el ventilador "booster" de la planta desulfuradora, para adecuarlos a las condiciones de funcionamiento de la nueva planta de desnitrificación catalítica.

EDP también sustituirá diferentes elementos en el grupo y realizará importantes trabajos mecánicos y eléctricos. En total, la compañía revisará y pondrá a punto más de 300 equipos.

Desde la última revisión general, en abril de 2014, Soto 3 ha funcionado más de 12.500 horas, ha generado cerca de 5.845 GWh de energía eléctrica, el equivalente a lo que consumen 1,5 millones de hogares a lo largo de un año, y utilizado 700.000 toneladas de carbón nacional.

Paralelamente a la revisión general, los trabajos en la planta de desnitrificación catalítica están en su recta final. Esta significativa mejora medioambiental permitirá mantener el empleo y alargar la vida útil de la central hasta, al menos, el año 2030.

Junto a la planta que la compañía puso en servicio en la central térmica de Aboño -grupo 2-, la primera que ha entrado en funcionamiento en España, EDP invertirá 90 millones de euros. Las plantas de desnitrificación catalítica reducen las emisiones de los óxidos de nitrógeno (NOx) presentes en los gases procedentes de la combustión del carbón en la caldera. Estos gases pasan por un reactor, en el que se produce la transformación de los óxidos de nitrógeno en vapor de agua y nitrógeno, sustancias no perjudiciales para el medio ambiente. De esta manera se pueden reducir las emisiones hasta en un 80%.

El reactor es el elemento principal de la instalación, pues es donde tiene lugar la reacción entre los gases y la disolución de amoniaco en agua, el reactivo utilizado en el proceso. El reactor pesa 1.100 toneladas y está soportado por una estructura de acero de 540 toneladas. Alcanzará una altura de 62 metros.

Durante la revisión del grupo, EDP adecuará los diferentes conductos de gases en la zona de la caldera para conectar el reactor y finalizará la instalación mecánica y eléctrica de los equipos asociados, integrando su control con el propio de la central.
EDP también está trabajando en el montaje de los dos depósitos que almacenarán el reactivo. Se trata de dos tanques de 110 metros cúbicos cada uno.

Completados estos trabajos, en junio se iniciará el proceso de puesta en marcha de la desnitrificadora. La operación comercial de esta planta supondrá la finalización del proyecto de desnitrificación que EDP inició en noviembre de 2014, tras la adjudicación del mismo al consorcio formado por TSK y Mitsubishi Hitachi Power Systems.

"Tras este proyecto, EDP habrá invertido más de 200 millones de euros en la última década en mejoras ambientales en sus centrales de generación en la región. Este nivel de inversión, así como la eficiencia en la operación y el mantenimiento de los grupos, convierten a las centrales de EDP en las más eficientes y respetuosas con el medio ambiente del país", remarca la compañía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies