Los escritores Pedro Gálvez y Gisbert Haefs "redescubren" a Séneca y el Cristinismo en sus últimos libros

Actualizado 10/07/2006 20:10:34 CET

Los autores consideran "importantísimo" seguir el rigor histórico

GIJÓN, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Pedro Gálvez apuntó hoy que sin Séneca "no se entendería el teatro moderno, ni el Cristianismo, ni la psicoterapia". El autor presentó, en el marco de la Semana Negra, su novela 'El maestro del emperador', en la que "redescubre" a este personaje histórico. Gálvez compartió mesa con el también escritor alemán Gisbert Haefs, creador de 'La amante de Pilates', y con el director del certamen, Paco Ignacio Taibo II.

Ambos autores resaltaron la importancia del rigor histórico para escribir sus novelas. No obstante, Haefs aclaró que "todo es permisible", pero ya no sería, en su opinión, una novela histórica sino de ciencia ficción.

"No puede leer una novela donde un romano lleva un reloj, o donde un etrusco le dice a otro que espere "dos segundos", cuando esta terminología aún no se había inventado, apostilló. Gálvez se interrogó sobre qué es capaz de contar un escritor de un personaje si te cuenta algo "irreal o imposible" de la época.

Asimismo, Gálvez y Haefs coincidieron en destacar que la sociedad de la época romana era muy similar a la actual. Para el primero, los romanos eran "más modernos que la España de Franco". También resaltó el gusto de aquella época por los efectos especiales y los grandes espectáculos, al estilo de Hollywood.

Gálvez explicó que Julio César se inventó una guerra preventiva que era ilegal y posteriormente se cargó el Imperio para impedir ser "ajusticiado", mientras que el presidente de EEUU, George Bush, se cargó "la democracia" por el mismo motivo.

Por su parte, Haefs aludió al paralelismo entre el "intervencionismo" del Imperio Romano en los países árabes con la guerra de Irak en 2003, momento en el que él estaba escribiendo su novela. "Pero los romanos eran más inteligentes", apostilló.

Asimismo, Gálvez elogió la "apasionante locura" del protagonista de su novela, Séneca, envuelto en una época en la que por medio de la trampa el poder corrompe a las personas y el intelectual "es incapaz de actuar" para impedirlo.

La idea de la novela surgió hace 20 años, tras escribir sobre Nerón. Gálvez definió a su protagonista como un "personaje escurridizo". Asimismo, el escritor aseguró que "ningún biógrafo de Séneca "lo trata bien". "Vi algo que nadie había visto", agregó.

Gálvez explicó que Séneca fue un hombre muy poderoso, el más importante por detrás de Nerón, que, sin embargo, a los 65 años, le devolvió al emperador lo que le había regalado y decidió "hacer lo que le da la gana".

Por su parte, Haefs reescribe la historia de Jesús en la época romana y contextualiza la situación económica de los países fronterizos con el Imperio, a través de hombres y mujeres que viajan de un lado para otro, ya que "los sedentarios no saben mucho del mundo". De este modo, sus personajes son "guerreros, mercaderes, espías, prostitutas o príncipes".

La trama de su novela la sitúa en la ciudad de Adem, lo que sería la capital del Yemen hoy en día. Los romanos, según Gisbert, destrozaron la ciudad y dejaron media centenar de soldados para controlar a los mercaderes. El argumento, protagonizado por un guerrero espía, nos desplazará después por muchas razones a Jerusalén. "Búsquedas de tesoros, de amor, de aventuras y de la verdad", concretó el autor.

A pesar de ser una novela histórica, el escritor señaló que en el libro introdujo "juegos necesarios para divertir", al estilo de la película de los Monty Python "La vida de Brian". Según el autor, sus escritos se nutren de "cuatro líquidos", que son: sangre, sudor, vino y esperma".

Una teoría no compartida del todo con Gálvez, quien huyó en su última novela del sexo y la religión, pese a que reconoció que su primer interés al escribir el libro fue "cargarme el Cristianismo", aunque luego desechó la idea. No obstante, deja lugar al sexo como instrumento de poder.

Por su parte, el director del certamen elogió la calidad de ambos autores y sus novelas. Taibo II recordó que ambos escritores participarán en el debate de Novela Histórica y el mundo romano, que se desarrollará en la Semana Negra.

También Haefs bendijo el "interés por la complejidad" , quien, en opinión de Taibo II, supo cuestionar todos aquellos supuestos beneficios que trajo consigo el Imperio, como las "carreteras" y la "Paz". Además, reivindicó la palabra "espía", que para él es toda persona "que quiere saber lo que pasa a su alrededor".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies