Un estudio concluye que el profesorado debe cambiar el enfoque de la interacción con los alumnos sobre los deberes

Evita hacer los deberes a tus hijos
ISTOCK - Archivo
Publicado 05/03/2018 13:57:50CET

OVIEDO, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una investigación en la que ha colaborado la Universidad de Oviedo, publicada en la revista 'Frontiers in Psychology', concluye que es necesario que el profesorado de Primaria y Secundaria cambie el enfoque de la interacción con los alumnos sobre los deberes realizados en sus casas y se centre en comprobar que cada estudiante los ha entendido correctamente.

De no hacerlo así, según el artículo, estas tareas no tendrán un beneficio real y el tiempo dedicado a ellas puede ser tiempo perdido. El estudio, que se llevó a cabo con la Universidade do Minho (Braga, Portugal), bajo la dirección del profesor Pedro Rosário, a través de grupos de trabajo con cerca de cincuenta profesores de Primaria y de Secundaria, indica que la costumbre de los docentes es revisar que los deberes se han realizado y escribir en el encerado aquellos ejercicios sobre los que el estudiante señala que ha tenido dudas.

Sin embargo, el personal investigador explica que comprobar que los deberes se han hecho es una condición mínima, pero nunca suficiente, y que además puede resultar incierta, pues no es posible medir el grado de implicación y/o ayuda de los padres en la tarea.

De igual forma, cuando se pregunta a la clase qué dificultades ha habido, solo responderán unos pocos, mientras que la mayoría se quedará con las dudas sin atreverse a expresarlas. Por otro lado, la investigación, en la que ha participado José Carlos Núñez, catedrático de Psicología de la Universidad de Oviedo, revela que a medida que el alumnado avanza en edad el profesorado le aporta menos 'feedback'; sobre los trabajos realizados en casa, al considerar que es más mayor y, por lo tanto, más capaz de actuar de manera autónoma.

Sin embargo, José Carlos Núñez señala que "en Secundaria se necesita el mismo 'feedback' que en Primaria, ya que el nivel de exigencia de las tareas crece con la edad del alumnado. Por eso, el 'feedback' del profesor no debe ser inversamente proporcional a la edad del estudiante".

Otra cuestión que se ha puesto de relieve en este artículo es que el profesorado indica que suele dedicar unos 30 minutos, de los 60 que dura la clase, a aportar 'feedback' a sus alumnos sobre los deberes realizados, pero, curiosamente, ningún docente de Secundaria, y muy pocos de Primaria, cree que esto pueda tener algún efecto positivo sobre el aprendizaje y el rendimiento de su alumnado.