Fernández pedirá a Sánchez que solicite en Bruselas prolongar la vida de explotaciones mineras más allá de 2018

Publicado 13/07/2018 10:56:31CET

El presidente del Principado advierte de que el cierre de las térmicas no solo afectaría a Asturias sino al conjunto del país

OVIEDO, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno del Principado de Asturias, Javier Fernández, ha anunciado este viernes que aprovechará la reunión del 25 de julio con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para pedirle que solicite ante Bruselas prologar la vida de las explotaciones mineras de carbón más allá del 31 de diciembre de 2018 sin tener que devolver las ayudas recibidas.

Durante la sesión plenaria monográfica sobre la transición energética en la Junta General del Principado, el jefe del Ejecutivo autonómico ha recordado que la UE establece que el 31 de diciembre de este año las empresas que han recibido ayudas a la producción deben cerrar o devolver las cuantías recibidas si continúan su actividad.

Al respecto, ha incidido en que la producción de carbón autóctono se situó en 2017 en los 2,9 millones de toneladas frente a 17 millones de importación, remarcando que las comarcas mineras son "espacios muy castigados por la reconversión" y advierte del riesgo que supondría la devolución de las ayudas para el mantenimiento de la actividad y del empleo.

Javier Fernández, además, ha hecho mención a las consecuencias del cierre de centrales térmicas tanto para el empleo director e indirecto, para la actividad del sector industrial y para los tráficos portuarios, así como para el precio de la electricidad.

Así, el presidente Asturias defiende aumentar la capacidad del Gobierno como regulador para evaluar las peticiones de cierre no solo por garantías de suministro, sino también por garantías ambientales y de precio.

En ese sentido, ha apuntado a la normativa europea transpuesta en 2013 a nivel nacional, en base a la cual aquellas centrales que no hayan hecho las inversiones correspondientes para reducir las emisiones, tendrán que reducir su actividad anual o cerrar en 2020.

"Estaríamos hablando del cierre en dos años de dos centrales térmicas en Asturias con un promedio de 1.000 empleos y también empresas de servicios vinculadas", ha alertado, añadiendo también las consecuencias que tendría para las cuentas del puerto de El Musel y para la siderurgia y otras grandes empresas implantadas en Asturias.

Javier Fernández ha ido más allá señalando que las consecuencias del cierre de térmicas no solo afectará a Asturias sino también a otras comunidades como el País Vasco o Madrid. Así, ha afirmado que no tiene importancia solo para Asturias sino para el conjunto del país.

En su intervención, el presidente asturiano se ha referido al marco temporal de la denominada transición energética dentro del marco europeo hasta el 2050. Hasta llegar a esa fecha y una posible 'descarbonización', los objetivos para 2020 pasan por reducir un 20% los gases de efecto invernadero, un 20% de mejora de la eficiencia energética y alcanzar ese año el 20% de participación de las energías renovables.

En 2030, ha explicado, los objetivos serán de reducción de un 20% de las emisiones, seguir mejorando la eficiencia energética y incrementar la participación de las renovables en el conjunto de la energía final con una nueva ampliación del 27% al 32% que se está debatiendo actualmente. Un escenario este que, a juicio del presidente asturiano, puede suponer una "dificultad" de adaptación para el sistema energético.