Fiscalía se opone al indulto del conductor condenado a cárcel por arrollar, bebido, a un motorista

 

Fiscalía se opone al indulto del conductor condenado a cárcel por arrollar, bebido, a un motorista

Actualizado 14/12/2011 19:22:52 CET

OVIEDO, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía Superior del Principado de Asturias ha emitido un informe en el que se opone a la concesión de un indulto a un conductor acusado en mayo a dos años y tres meses de cárcel por arrollar, ebrio, al conductor de un ciclomotor, de 21 años, ocasionándole la muerte. La decisión deberá ser adoptada por el Gobierno central.

La sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo, ratificada por la Audiencia Provincial, responsabilizaba al hombre de un delito de conducción bajo el efecto de bebidas alcohólicas y homicidio imprudente.

En el fallo, al que tuvo acceso Europa Press, el juez ordenó que se le privase del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante tres años y medio, frente a los seis solicitados por el Ministerio Público. La sentencia le absolvió del delito de conducción temeraria, que entendió absorbido en el primero, y reconoció la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas.

En el juicio, celebrado el pasado 4 de abril, el acusado, para quien el fiscal y la acusación solicitaban cuatro años de prisión, reconoció que iba "muy bebido y muy rápido" y pidió perdón a la familia. Según su relato, el día de autos había salido a festejar su futura paternidad y volvía a casa "destrozado".

En el penal, la acusación particular, ejercida por los padres del joven, destacó que el accidente mortal se produjo en una vía "con buena visibilidad, en un tramo recto y ascendente" y relató que el acusado, en una circulación "enloquecida", no frenó, embistió al joven y se lo llevó por delante, haciendo que saliera despedido cerca de treinta metros provocándole dos traumatismos que le ocasionaron la muerte.

LOS HECHOS

Según las conclusiones del Ministerio Público, los hechos tuvieron lugar sobre las 23.00 horas del 11 de mayo de 2007 cuando el hombre circulaba a bordo de su turismo por la Avenida del Mar, en Oviedo, "a una velocidad excesiva y totalmente inadecuada, sin prestar la mínima atención a las circunstancias de la circulación y con sus facultades mermadas por la ingesta de bebidas alcohólicas".

Así, al llegar al cruce con la calle Pontón de Vaqueros embistió a un ciclomotor que se encontraba correctamente detenido ante un semáforo en rojo, "con la luz trasera encendida y perfectamente visible". Como consecuencia del impacto, la víctima salió despedida a una distancia de 28 metros y sufrió lesiones que determinaron su fallecimiento. El fallecido estaba soltero y convivía con su madre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies