Fiscalía pide 6 meses de prisión para un padre por intentar entrar en el colegio de su hija para llevársela

Publicado 25/04/2018 12:04:49CET

El progenitor tenía suspendidas las visitas por orden judicial

OVIEDO, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una condena de seis meses de prisión para un padre acusado de un delito continuado de desórdenes públicos por intentar entrar varias veces en el colegio de su hija para intentar llevarse a la niña, a pesar de tener suspendido el régimen de visitas por orden del Juzgado. La vista oral está señalada para este jueves, 26 de abril de 2018, en el Juzgado de lo Penal número 1 de Langreo, a las 10.00 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que el acusado tenía por auto de 28 de septiembre de 2015, dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Langreo, suspendido el régimen de visitas a su hija. Sin embargo, el día 30 de mayo de 2017 se dirigió sobre las 12.30 horas al colegio público del municipio de Langreo donde cursaba estudios la menor y, tras acceder al recinto escolar, encontrándose los niños en el patio del recreo y con la intención de llevarse a su hija, comenzó a gritar que la misma había sido objeto de una agresión sexual y que le habían golpeado en la cara.

La directora del centro impidió que se llevara a la menor, la cual tuvo que ser introducida en una de las clases tras ponerse a llorar ante la actitud del acusado. Posteriormente, el día 9 de junio de 2017, el acusado se personó nuevamente en el centro escolar, accediendo al patio del mismo en horario escolar, cuando los alumnos estaban en el mismo, asomándose al muro perimetral del colegio, profiriendo gritos como "en ese colegio se pega a los niños", lo que originó que todos los pequeños que se encontraban en el patio se alteraran, gritando el acusado a los profesores que se iban a enterar, que iba a venir con más gente a llevarse niños. La dirección del centro dio aviso a la Policía Nacional.

Por último, el día 20 de junio de 2017 el acusado accedió una vez más al recinto, sobre las 12.00 horas, cuando se estaba celebrando la fiesta del colegio, impidiéndole la directora y varios profesores y padres que pudiera acceder a los niños, como era su intención, al tiempo que no paraba de manifestar que se tenía que llevar a la niña. Fue detenido por agentes de la Policía Nacional que habían acudido al centro escolar.

Por auto del Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Langreo de fecha 20 de julio de 2017 se le impuso al acusado la prohibición de aproximarse al centro escolar a menos de 200 metros.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de desórdenes públicos del artículo 558 y 74 del Código Penal y solicita que se condene al acusado a 6 meses de prisión con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y dos años y seis meses de prohibición de acudir al centro escolar en un radio de 200 metros.