La Fiscalía retira la acusación contra una de las dos doctoras de Arriondas acusada de homicidio

Actualizado 20/10/2010 21:00:23 CET

La mantiene respecto a la otra, a quien solicita el pago de 230.642 euros de indemnización

OVIEDO, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía ha retirado la acusación contra una de las dos doctoras imputadas por homicidio y aborto imprudente por la muerte de una mujer de 40 años embarazada de siete semanas, que falleció en 2006 tras acudir tres veces al servicio de urgencias del Hospital del Oriente de Asturias, en Arriondas, con un dolor en el pecho.

La segunda y última sesión del juicio se ha celebrado en la Sala de lo Penal número 2 de Oviedo y ha quedado visto para sentencia. La declaración de los seis peritos -cuatro cardiólogos y dos forenses- y la lectura de las conclusiones de las partes se ha prolongado durante más de seis horas, informaron fuentes jurídicas a Europa Press.

En el turno de fijación de posiciones, el Ministerio Público ha modificado su petición inicial, manteniendo, sin embargo, para la última doctora que atendió a la víctima una suma de dos años de cárcel por los dos delitos o, subsidiariamente, que se le considere autora de una falta de imprudencia, con el consiguiente pago de 1.800 euros en concepto de multa.

Además, solicita cinco años de inhabilitación profesional y una indemnización de 221.032 euros para los dos hijos de la fallecida y de 9.610 euros para su actual pareja sentimental, de la que responderá subsidiariamente el Hospital.

En la vista, los peritos han prestado declaraciones contrarias. Así, los de la defensa han asegurado que la praxis de las facultativas fue inmaculada, mientras que los de la acusación han incidido en la necesidad de descartar siempre una patología cardiaca o enfermedad vital.

Además, los primeros han asegurado que la mujer, de nacionalidad dominicana, sufría simultáneamente un infarto de miocardio y un síndrome de Tietze y que era en realidad este último el que le provocaba el dolor que refería.

En su declaración del lunes ambas doctoras negaron el error y dijeron que actuaron conforme a los síntomas de la paciente, que presentaba un dolor en el pecho que se agravaba "a la palpación" y no opresivo, que les llevó a descartar el infarto. Este miércoles la única imputada ha explicado además que el informe médico de la paciente está redactado a mano por un fallo puntual en el sistema informático del centro.

Según informaron fuentes jurídicas a Europa Press, tanto la defensa, que pide la libre absolución, como la acusación particular han elevado a definitivas sus conclusiones provisionales.

LOS HECHOS

Según la calificación del fiscal, el 23 de septiembre de 2006 la mujer se dirigió al servicio de urgencias del Hospital de Arriondas aquejada de "un dolor retroesternal de una semana de duración". Tras realizarle un electrocardiograma, se le diagnosticó 'síndrome de Tietze'.

Posteriormente, y ante la persistencia de los síntomas, regresó al hospital a las 11.03 y a las dos de la madrugada con dolor "tipo pinchazo" irradiado en la espalda, pecho y hombros. En la primera de las visitas se le realizó una analítica con hemograma, se mantuvo el diagnóstico inicial y se le dio el alta. En la segunda, siempre según la Fiscalía, se le ofreció una radiografía de tórax "con protección", que fue rechazada por la paciente, por su embarazo.

Sobre las 5 de la madrugada del mismo día, la paciente, que entonces tenía 40 años, falleció "a causa de un infarto agudo de miocardio transmural septal de más de 24 horas de evolución". Era madre soltera y tenía dos hijos menores de edad.

De acuerdo a las conclusiones provisionales, "la actuación realizada por las acusadas no se ajustó al estado actual de los conocimientos técnicos y científicos, dado que la sospecha de infarto agudo de miocardio no era descartable". Así, según el Ministerio Público, "la paciente debía haber sido mantenida en observación y repetido el electrocardiograma".