Foro considera una "injusticia" la sanción a un jefe de sala del 112 por "un comentario en tono coloquial"

Publicado 15/05/2018 18:11:54CET

OVIEDO, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El diputado de Foro en la Junta General Pedro Leal ha calificado este martes de "injusticia" la sanción a un jefe de sala del teléfono de emergencias del 112 por "un comentario en tono coloquial" derivado de su actuación la madrugada del 7 de enero de 2018.

De este modo se refiere el parlamentario de Foro a la decisión de la dirección del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) de sancionar con una 'falta leve', que implica amonestación o apercibimiento, al jefe de sala del 112 Asturias que discutió por teléfono con unos jóvenes que habían quedado atrapados con su vehículo tras subir a El Angliru (Riosa) en pleno temporal de nieve.

"Es una injusticia sancionar un comentario en tono coloquial de un empleado público, en la tensión de una alerta, por quien no se atreve a formular el menor reproche al que contraviene las normas y se jacta de la imprudencia, máxime teniendo en cuenta las circunstancias singulares que rodearon a este suceso y la tensión que soportan los profesionales de emergencias en situaciones de alerta declarada", dice Leal en nota de prensa.

Para el diputado de Foro, "inexplicablemente se sanciona a un jefe de sala del 112, por realizar unas manifestaciones, en todo distendido, que cualquier persona cabal hubiera proferido en similares circunstancias, como por ejemplo, las que le hubiera dirigido unos padres a sus hijos, máxime teniendo en cuenta la adversa climatología que padecimos en Asturias, la situación de alerta anunciada de la llegada de un frente de frío y nevadas" y añade que "no se deben exagerar la valoración de unos hechos, en los que afortunadamente no hubo daños personales, que el tiempo ha demostrado que fue algo puramente anecdótico.

"Los empleados públicos que desempeñan sus funcionen en situaciones de alerta y emergencia, en todos los ámbitos de la administración, desde la sanidad, fuerzas y cuerpos de seguridad, personal de intervención y emergencias propiamente dichas, servicios sociales, etc* necesitan la confianza de las instituciones, y no juzgadores que cuestionan su profesionalidad sin valorar las circunstancias, y no que se les juzgue su actuación y profesionalidad en base a chascarrillos y situaciones incidentales en las que hay que valorar y ponderar todas las coyunturas que engloban toda situación de alerta y emergencia", concluye Leal.