García Oliva: "De Gea, Messi y la Infanta serían de los malos en 'La vida de siempre'"

Vicente García Oliva, en la presentación de 'La vida de siempre'.
CARLOS ESPINA
Publicado 24/06/2016 13:01:31CET

OVIEDO, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El escritor Vicente García Oliva ha criticado esta semana la "pasividad social y política" y la "condescendencia general" hacia personas implicadas en presuntos delitos cuando son famosos. "De Gea, Messi o la Infanta serían de los malos seguro en 'La vida de siempre'", ha ironizado, en referencia a su última novela.

En declaraciones a Europa Press, se ha referido al caso de los futbolistas David de Gea, Iker Muniain y Fernando Amorebieta, presuntamente relacionados con el llamado 'caso Torbe', que investiga una supuesta de red de tráfico y explotación sexual de mujeres.

Precisamente 'La vida de siempre' toca este fenómeno, que el autor considera una "lacra terrible" que afecta a toda Europa, y hacia la que hay gran "pasividad social". El protagonista, un abogado que lleva una tranquila vida laboral y dedica sus ratos libres a solucionar papeleos a los inmigrantes indocumentados, recibe la visita de Gladys, una de esas chicas supuestamente extorsionada por una red de trata de mujeres.

Pese a la pasividad social y policial hacia este fenómeno, decide comprometerse para ayudarla, poniendo en serio peligro su vida y la de sus familiares. Al final, nada resulta ser lo que parece.

García Oliva expresa su preocupación ante estas mafias de tráfico de mujeres, y si bien defiende "la presunción de inocencia" de los futbolistas supuestamente relacionados con ellas, considera que "hay que tener cuidado de "no encumbrarlos". En su opinión, "hay demasiada indiferencia social", y "condescendencia" cuando se trata se trata de personas famosas.

"Parece que se respeta más a la gente cuando es famosa", critica, refiriéndose también al caso de fraude que afecta a Leo Messi, o a la infanta Cristina, juzgada por el Caso Nóos.

INSPIRACIÓN EN EL TELEDIARIO

Las noticias de sucesos de los telediarios han sido la principal fuente de inspiración del autor para construir esta novela. "Todos los días nos dan información sobre este tema", señala. "Siempre es igual: cazan a mujeres de otros países y las convencen para ir a trabajar al extranjero. Yo lo recojo, lo novelo y le doy una solución individual", añade.

No obstante, matiza que su intención era más construir una historia personal que un documento sobre las redes internacionales de prostitución. "Quería contar la historia personal de un hombre que tiene una vida tranquila y que por tomar una decisión ética se acaba metiendo en un lío tremendo del que es muy difícil salir", comenta García Oliva.

Sitúa la historia dentro del espectro de la novela negra, "más por el ambiente que por los crímenes, si bien acaba derivando en una cuestión más personal, de alguien que quiere saber por qué lo engañaron y por qué hizo el payaso".

'La vida de siempre' llega precisamente en una época de 'boom' de la novela negra a nivel internacional, que sin embargo contrasta con la menor producción en el caso de la lengua asturiana. El autor recuerda que la explosión del género en la 'llingua' propia fue en los años 90. "Surgimos un grupo de ocho o diez escritores", recuerda, entre los que menciona a Xandru Fernández, a Dolfu Camilo, a Nel Amaro. "Nos pilló una época importante de cambio, con la desmantelamiento de Asturias, el cierre de los astilleros y las minas, los problemas en la siderurgia".

"Y todo coincidió con un cambio generacional porque empezó a escribir gente más joven, desencantada con la transición, y con una policía y unos jueces que seguían siendo bastante corruptos", señala. En su opinión, "eso se presta mucho para la novela negra". En cualquier caso, recuerda que sigue habiendo producción. Ejemplifica con 'Sangre na braña', de Roberto González Quevedo, publicada en 2012.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies