El Gobierno asturiano lamenta que el PP utilice las cuentas como un "chantaje" hacia las CCAA

CONSEJO DE GOBIERNO
ARMANDO ALVAREZ - Archivo
Publicado 28/03/2018 13:47:17CET

OVIEDO, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, ha lamentado este miércoles que el Gobierno de Mariano Rajoy (PP), utilice los presupuestos generales del Estado (PGE) como un "chantaje" hacia las comunidades autónomas.

En ese sentido, Guillermo Martínez ha reiterado que el Gobierno central 116 millones "bajo llave" que corresponden a las entregas a cuenta que corresponden a Asturias. De esta forma, el dirigente socialista ha dicho que ese dinero debe desvincularse de si se aprueban o no presupuestos.

"Ese comportamiento evidencia que el PP sigue sin entender que las comunidades autónomas somos parte del Estado y no órganos administrativos secundarios", ha lamentado.

En una rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Consejo de Gobierno Martínez ha dicho que Asturias "necesita" esos 116 millones y ha explicado que su Gobierno ha solicitado hace tiempo una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para tratar este asunto. De momento no han recibido respuesta.

PRÓRROGA PRESUPUESTARIA EN ASTURIAS

Guillermo Martínez también ha sido preguntado por la tramitación de la ley de crédito extraordinario de 11 millones que impulsa el Gobierno asturiano para mitigar la situación de prórroga presupuestaria. Ha dicho que se trata de una norma que deberían apoyar todos los grupos porque no contiene ideología, sino cuestiones importantes para el Principado, como recursos para inversiones, deuda y la prestación del salario social básico.

En cuanto a la propuesta que ha planteado este miércoles ciudadanos, para plantear un pleno en la Junta General y tratar esa ley de crédito, Martínez ha dicho que no la entiende bien, porque el pleno tendría carácter "aprobatorio".

En todo caso, ha explicado que esa es una cuestión del parlamento asturiano y que el Gobierno asturiano pondrá todo de su parte para agilizar la tramitación. Espera que los grupos políticos hagan lo mismo, una vez que la ley tiene garantizada su aprobación.