Gonzalo Suárez convierte en delito una obra de teatro en la novela 'El síndrome albatros'

Gonzalo Suárez
EUROPA PRESS
Actualizado 14/11/2011 16:45:32 CET

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El escritor y cineasta asturiano Gonzalo Suárez despliega su faceta de novelista con su nuevo libro, 'El síndrome albatros' (Seix Barral), una novela negra que no arranca con un misterioso asesinato, sino con una obra de teatro.

El libro comienza gracias a 'Lujuria', un polémico espectáculo que el académico Maximiliano Villard escribió en secreto, y que guarda unas secretas relaciones entre ficción y realidad que la viuda, Ludivina, pretende desvelar con la ayuda de Ernesto Zóster, cuentista y profesor de literatura.

En una entrevista con Europa Press, Suárez ha destacado que el libro, que está lleno de hechos reales, también es especialmente autobiográfico pues es una especie de "vía de escape".

Por ejemplo, la obra de teatro que se convierte en el motor del libro la escribió en realidad, sólo que está guardada en un cajón, y si Zóster se llama así es porque el autor padeció un herpes Zóster.

El escritor explica que el denominado 'síndrome de albatros' es el apego a un dolor que puede ser ficticio o no, y que da el sentido a la vida del que recurre a contarlo una y otra vez, y hace referencia a estas grandes aves marinas, y a su empeño en seguir a los barcos en alta mar.

En su faceta de director de cine Suárez ha dirigido películas como 'La Regenta' y 'Remando al viento', y su próximo proyecto es un "western crepuscular" que será una especie de homenaje a Miguel de Cervantes.

En verano empezará a rodar una historia inspirada en el prólogo de 'Los trabajos de Persiles y Gesismunda', un texto que Cervantes escribió justo dos días antes de morir.

Sobre el panorama literario y cinematográfico actual, el autor dice verlo bastante mal: "Me fastidia descubrir que el nexo del mundo es económico. ¡Yo creía que Europa era Baudelaire'", ha lamentado.

Aún así, y sin querer pecar de exceso de optimismo, lanza a los creadores un mensaje esperanzador: "Con un lápiz y un papel puedes ser Shakespeare", ha zanjado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies